El líder del PP y candidato, Pablo Casado
 El líder del PP, Pablo Casado. EFE

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha querido descargar su responsabilidad absoluta en los resultados electorales de su partido, cosechados el pasado domingo 28 de abril, en los que el PP sumó 66 escaños —ha perdido 71 escaños frente a 2016—, y ha asegurado que los populares experimenta una pérdida de votos durante la etapa de Mariano Rajoy y lo achaca a crisis económica, la corrupción y la crisis de Cataluña.

"Llevamos perdiendo apoyos electorales desde hace ocho años, por lo tanto no es algo que sea imputable a estas últimas elecciones generales", ha indicado Casado en su llegada a la Real Casa de Correos de Madrid. "Perdimos un tercio de nuestros electores y recuperamos un poco en la repetición (de elecciones)" ha recordado. "Ahora hemos tenido un resultado muy malo", ha apostillado acompañado de Isabel Díaz Ayuso, candidata a la Comunidad. "Las causas, como decía José Manuel García Margallo en el comité Ejecutivo son las 'tres c': crisis económica, casos de corrupción y la situación de Cataluña".

Por su parte, la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha querido cerrar la brecha sobre la pérdida de votos y las posibles causas de ello tras el batacazo electoral. "Culpables somos todos los que formamos el PP, porque no hemos sido capaces de frenar la desbandada, que no ha empezado ahora, que empezó cuando Mariano Rajoy dijo en Elche: 'liberales y conservadores que se vayan al partido liberal y al partido conservador', y algunos de ustedes recordarán que posiblemente lo decía por mí, yo no me fui", ha comentado Aguirre a los periodistas desplazados a la Puerta del Sol.

También ha comentado que cuando ella encabezó en 2007 la lista del PP a la Comunidad de Madrid logró reclutar un el 53,5 % de los votos, los mismos, ha continuado, que han logrado PP, Ciudadanos y Vox estas elecciones.

En esta misma línea, Casado ha insistido en sus críticas contra Ciudadanos y Vox, de quienes ha dicho que "parece que se alegran de que haya ganado el PSOE" en las elecciones generales porque "su estrategia era derrotar el PP".

El presidente del PP se ha reivindicado como "líder de la oposición", labor que ha prometido ejercer "con responsabilidad, pero con firmeza". El candidato popular a la Presidencia del Gobierno ha relegado así a un segundo plano a Cs y Vox y ha refutado que estas dos formaciones constituyan, junto al PP, las "tres derechas", ya que ha tachado a Cs de "socialdemocracia" y a Vox de "derecha radical", al tiempo que describía al PP como "centroderecha". "Ha habido partidos que han alentado el transfuguismo y ha habido partidos que se han situado en la radicalidad", ha dicho Casado en alusión a Ciudadanos, en el primer caso, y a Vox y Podemos, en el segundo.

Aguirre y la polémica entre Casado y Abascal

Aguirre también ha pedido cerrar las brechas y dejar de lanzarse "pullitas" entre unos y otros, en relación al enfrentamiento entre Casado y el líder de Vox, Santiago Abascal, y a las declaraciones del presidente del PP sobre Abascal, ante su labor de la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social de la Comunidad de Madrid, dependiente de Aguirre. "Pablo Casado ha querido dar una patada a Santiago Abascal en mi trasero", ha comentado.

"Esos calificativos hirientes de los que tampoco se libra Santiago Abascal no conducen a nada a estas altura del curso. Los políticos tenemos que tener piel de elefante, no me duele nada pero lo considero un error, porque muchos de los votantes nuestros que habían votado por Vox en esta ocasión se lo están replanteando para las elecciones de 26 de mayo", ha sostenido.