Dispositivo de Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana en un narcopiso del Raval.
Un dispositivo de Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana en un narcopiso del Raval. MOSSOS D'ESQUADRA

Los vecinos de la calle Riera Baixa con Hospital del barrio del Raval, están hartos de que 'la Oficina', como llaman al grupo de traficantes que opera en este punto en plena calle y a plena luz del día, amenace la seguridad y la convivencia y que tienen como base de operaciones y tapadera una peluquería.

Este grupo mafioso que roba y trafica con drogas les amenaza continuamente y protagonizan peleas con armas blancas que el sábado pasado se produjeron junto a la paella popular que estaban celebrando los residentes, "delante de niños", se queja este jueves el portavoz de Acció Riera Baixa, Santi González, quien, en un encuentro con periodistas ha mostrado su indignación ante la "pasividad" de la conselleria de Interior, que ni se ha reunido con ellos para tratar esta problemática.

Es por eso que ha asegurado que desde hace unas semanas los propios vecinos se están organizando para intentar echar del barrio a estos delincuentes que los atemorizan y amenazan cada vez que les plantan cara. Y que cada sábado, desde el próximo 4 de mayo, harán caceroladas a partir de las 21 horas. González ha narrado que tanto la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, como el Ajuntament les ha mostrado su apoyo. Lo mismo que los agentes de Mossos d'Esquadra y de Guardia Urbana que patrullan por la zona. Pero que esto no es suficiente porque hay pocos policías patrullando y creen necesario que al menos haya dos de forma permanente en el cruce más problemático: el de Riera Baixa con Hospital. Y las 24 horas del día.

Meses de quejas

No es la primera vez que este grupo de vecinos y pequeños empresarios se quejan de la situación de deterioro de la convivencia e inseguridad que padecen. Ya lo hicieron con insistencia en verano de 2018 y el pasado mes de abril. El día 12 cortaron el tramo de la vía de 10 a 22 horas en protesta por la delincuencia que tienen instalada y que les hace la vida imposible.

Grupos de mena

Aseguran que ellos, además, no son los únicos damnificados. También los turistas, víctimas a decenas de robos y hurtos en este punto del Raval. Las mujeres también son acosadas sexualmente. Parte de estos delincuentes que también venden los objetos que han sustraído robando, tales como teléfonos móviles, son menores extranjeros no acompañados (mena).

González denuncia que "mientras hay 80 mossos para desahuciar a una anciana de 80 años de su casa o para perseguir a manteros" no se destinan efectivos a este rincón del Raval.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.