Eloy y Marina, en 'First dates'.
Eloy y Marina, en 'First dates'. CUATRO

El momento de pagar en una cena suele causar conflictos, bien para pagar o bien, para no hacerlo. En First dates, esa situación suele poner en un compromiso a las camareras a la hora de llevar la cuenta: "Me parecen muy violentos los 'bueno, invitas tú, ¿no?'. Por eso procuro dejar la cuenta y huir", reconoció Lidia Torrent a 20minutos.es. Y eso es lo que pasó en el programa de este miércoles entre Marina y Eloy.

La onubense llegó al programa reconociendo que "soy una chica muy de contrastes, tanto de gustos como de forma de vestir, maquillaje, un poco de todo. Me gusta la variedad", eso sí, bajo esa apariencia gótica "soy súper rosita y me encanta Hello Kitty", admitió entre risas.

Carlos Sobera le preguntó cómo era el estilo de chico que le gustaba, y la aprendiz de tatuadora dijo que "me gustan los chicos muy artísticos como yo, abiertos de mente", aso sí, puso de condición que "no sea de derechas porque nos íbamos a llevar un poco mal". Y añadió que "me encantan los bohemios y los perro flautas".

Por su parte, Eloy admitió que no cierra ninguna puerta ya que "soy bisexual, tiro más hacia las chicas, pero también me he liado con tíos". Además, coincidía con Marina en su gusto por los tatuajes porque "estoy aprendiendo a tatuar".

Durante la cena hablaron de sus experiencias en el amor, de las relaciones a distancia, de ropa, aficiones... pero en el momento de pagar la cuenta de la cena, Marina mintió diciendo que "al entrar se han quedado con la mochila donde tiene la cartera y el abrigo. Está todo en el ropero". Pero una toma más alejada de la mesa mostró a los espectadores que la onubense estaba mintiendo para no pagar, ya que su mochila, con la cartera dentro, estaban en el respaldo de su silla.

Finalmente, Eloy pagó, y en la decisión final, ambos coincidieron en tener una segunda cita ya que "me ha parecido una chica muy maja, muy mona, con cosas en común". Marina, por su parte, también quiso volver a quedar "para seguir conociéndole". Dejando la anécdota de la cartera y la cuenta en segundo plano para que triunfara el amor entre los dos jóvenes.