Según informan desde el Consistorio a través e un comunicado, la ex interventora del Ayuntamiento de Corvera había puesto una reclamación de responsabilidad patrimonial, en la que reclamaba que en el periodo comprendido entre su cese como interventora accidental el 4 de agosto de 2016 hasta que es repuesta en su puesto el 22 de octubre del 2017, permaneció sin poder desempeñar las funciones de interventora y pasó por tanto a percibir las retribuciones de su puesto, lo que le originó unas diferencias en los complementos de destino y específico que cuantificó en 21.008 euros.

El Ayuntamiento añade que "la ex interventora, previamente, había presentado otras dos reclamaciones ante el ayuntamiento, una de ellas por una reducción del nivel salarial que tenía (ese ajuste en el nivel salarial se le aplicó en base a unos informes técnicos)".

"En su día, la ex interventora reclamó y perdió, recurrió esa sentencia y volvió a perder. En otra reclamación solicitaba unas diferencias salariales que defendía debía cobrar aún estando en periodos de baja o de vacaciones. Había informes que interpretaban que en esos periodos no podía cobrar como el equivalente de interventora. Una sentencia estimó las pretensiones de la ex interventora diciendo que ocupando la plaza accidentalmente tenía derecho a esa diferencia de retribución. El Ayuntamiento no recurrió dicha sentencia", apuntan desde el Ejecutivo local.

Además, el Gobierno municipal incide en que se ha ceñido "siempre a los informes jurídicos y acatando la controversia en función de las sentencias, bien sean favorables o desfavorables". "En cualquier caso -sin ánimo de polemizar- agradecemos a la ex interventora accidental sus más de 40 años al servicio del Ayuntamiento", concluye.

Consulta aquí más noticias de Asturias.