ARCHIVO
Minimae convierte las obras clásicas en cuadros. ARCHIVO

Es difícil encontrar un amante de la literatura que se haya rendido por completo al formato digital, que haya vaciado sus estanterías y recogido su pasión en una pequeña pantalla. Las paredes de una casa están hechas para llenarlas de libros, pues los grandes clásicos de la literatura son como obras de arte dignas de exposición.

Esa es la esencia de Proyecto Gutenberg by Minimae, una iniciativa puesta en marcha por el portal de arte y diseño gráfico Minimae que ha dado una vuelta de tuerca al concepto de arte literario: ya no solo destaca el contenido, sino el formato. Y es que este estudio ha escogido algunas de las novelas más importantes de la historia literaria y las ha reducido a una sola página, con una tipografía mínima y de corrido, sin espacios innecesarios, para convertirlas en láminas decorativas.

Así, una lámina con un mapamundi recoge las aventuras de La Vuelta al mundo en 80 días de Julio Verne; un mapa antiguo de Londres refleja la vida en Historia de dos ciudades de Charles Dickens; un Ying -Yang la dualidad de Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de Robert Louis Stevenson; y el famoso "lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme" agrupa las más de 300.000 palabras de Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, una de las obras más destacadas de la literatura española y mundial.

Con láminas que van desde los 40 x50 cm hasta 61 cm x 91 cm, todos los libros son ediciones limitadas que oscilan entre los 100 ejemplares y los 500, impresos en papel de alta calidad e imprenta de alta resolución que permiten que el texto, además de decorar la pared, se puede leer a la perfección con ayuda de una lupa.

El último lanzamiento de esta colección ha sido El libro de la Selva, de Rudyard Kipling. Un total de 52.131 palabras convertidas en un mapa estelar en el que brillan cuatro constelaciones: el oso Baloo, el tigre Shere Khan, el lobo Akela y la pantera Bagheera. Este particular diseño de la obra, traducido al castellano por Emily McPeek y con una edición limitada a 500 ejemplares, es una lámina de 50 x 70 cm con una tipografía de 2, 75 puntos.

Pero cabe destacar que la de Mowgli no es la única historia que se puede apreciar bajo la lupa. El libro de la Selva es una recopilación de siete relatos cortos que Kipling, publicó en diversas revistas entre 1893 y 1894. Solo en tres de ellas aparecen el personaje que Disney hizo años más tarde tan popular, aunque todas las historias están relacionadas y son de recomendada lectura. Estos relatos contribuyeron de forma capital a que Kipling recibiese el Premio Nobel de Literatura en el año 1907.