Juergen Teller - Love, Bataclan Memorial, Paris 2016
Foto de Teller frente al local de actuaciones Bataclan tras los atentados de 2016 © Juergen Teller

La francesa Floriane Bernaudat y el alemán Johannes Baus eran dos de las 1.500 personas que la noche del 13 de noviembre de 2015 acudieron al concierto de la banda Eagles of Death Metal en la sala Bataclan de París. Una horrible noche que marcó sus vidas para siempre, pero que finalmente les ha devuelto la ilusión de vivir.

Las personas con las que entonces estaban, respectivamente, comprometida y casado, perdieron la vida cuando tres terroristas entraron en el local armados y asesinaron a un total de 89 personas.

Según cuentan en Radio Canada, Floriane se escondió en un baño y gracias a este refugio logró salvar su vida. Johannes se puso a salvo detrás de una barra y fue al día siguiente cuando descubrió que su reciente esposa estaba en la lista de los fallecidos en el atentado. "Esa noche había sido el fin del mundo", relata Floriane. Tras el ataque, se mudó, cambió de empleo y pasó un tiempo con miedo a volver a subir a un medio de transporte público o a acudir a sitios con multitudes.

Pasado el luto e intentando pasar página, buscó apoyo en una asociación de víctimas de ataques terroristas y fue a través de ella cuando conoció a Johannes, que leyó  un mensaje de Floriane con el que se sitió identificado y decidió contactar con ella. Iniciaron entonces un camino de superación juntos que les llevó a enamorarse y fruto de esta historia nació la pequeña Bérénice, un nombre que significa "victoria". "Para nosotros es una victoria sobre la vida, sobre lo que hemos experimentado. Una forma de seguir mirando hacia delante", explican al citado medio.

La pareja se casó hace dos años y actualmente vive en París junto a su hija."Es como si estuviéramos consiguiendo ahora lo que no pudimos lograr con Renaud y Maud (sus anteriores parejas, fallecidas en Bataclan)", explicó Floriane al medio francés. "En cierto sentido, es como seguir viviendo por ellos".