Tres meses después de que se fallara el concurso de ideas, no habrá pisos de lujo en la Plaza de Barceló, según informó El Mundo. El Ayuntamiento se ha visto obligado a cambiar el proyecto de reforma, tras las protestas de los padres del colegio Isabel La Católica contra la creación de un edificio, el doble de alto que el centro, en mitad de lo que hasta ahora es una pista deportiva.

Los padres no participaron en el concurso de ideas

Urbanismo ha decidido crear en ese espacio una biblioteca pública, a la que los alumnos tendrán acceso directo, y que completará al polideportivo, a la nueva plaza y al mercado, que crecerá hasta los 6.951 metros cuadrados. Las viviendas, que tienen que ser construidas sí o sí para financiar el resto del proyecto, se trasladan a una parcela que el Consistorio tiene en la calle de San Mateo con Beneficiencia, muy próxima a Barceló.

Así se logrará este cambio: la escuela infantil que se iba a construir en estos metros se suma ahora a las plazas que ya estaban previstas en las Escuelas Pías de San Antón (a 300 metros del Mercado de Barceló).

Este edificio también tendrá que acoger una piscina cubierta que no iba ahí, sino a Barceló. Los padres del colegio Isabel La Católica, que no participaron en el concurso de ideas, se manifestaron en contra de tener un edificio de viviendas donde ahora sus hijos salen a jugar y a hacer deporte, e insistían en que iba a contar con el doble de plantas, lo que restaría luz a un inmueble que está protegido.