Pax Dettoni
Pax Dettoni es conferenciante, formadora y autora y directora teatral. ELENA BUENAVISTA

Pax Dettoni es licenciada en antropología social y ciencias políticas, dramaturga y experta en educación emocional. Es también la fundadora y directora del Teatro de conciencia, nacido en 2010, y creadora del programa En sus zapatos que pretende dar herramientas tanto a niños y adolescentes como a adultos para que la educación contemple el respeto al otro y se pueda frenar así el acoso escolar y mejorar el clima en los centros educativos.

¿Se está formando al profesorado, que maneja un material tan sensible como nuestros niños y adolescentes, en educación emocional?
No. De la formación formal de los educadores, de la universidad, salen con los conocimientos de cómo hacer clases o de los contenidos a transmitir, pero no de habilidades socioemocionales. ¿Cómo es que nunca nos enseñan educación emocional? Yo tengo tres carreras universitarias y dos másters y tuve que aprender por mi cuenta, por los propios golpes que te da la vida. En la universidad se están planteando incluirlo, porque muchos maestros se están preguntando porqué no les enseñan a resolver conflictos, que es algo tan importante como enseñar a hacer ecuaciones. Si tienes niños 'conflictuados' en el aula desde luego no van a aprender bien matemáticas. Resolverlos castigando o gritando está comprobado que no funciona. Si usamos la educación emocional como herramienta mejora, no solo la convivencia, sino también el rendimiento escolar. Hay muchos estudios que lo demuestran y por eso es importante incluirlo e la formación inicial del profesorado.

¿Por qué emplear técnicas teatrales para formar al profesorado en educación emocional?
LLevo aplicándolas desde 2010. Lo que me movió a crear el programa fue precisamente pensar que esta educación emocional tenía que estar en las escuelas. Ese fue mi primer impulso. El segundo fue hacerlo a través del teatro porque era mi pasión y es transformador. Ahí surgió lo que llamé el teatro de conciencia, que es más pedagógico que artístico y exterioriza lo que surge en el interior para simplificar y comprender procesos personales para, en última instancia, poder adueñarte de las emociones; porque de eso va todo, de conquistar tu casa para luego ya conquistar el mundo exterior.

¿Cuándo comenzó a emplear el teatro de conciencia en centros escolares?
En 2011/12 empecé a crear herramientas didácticas que puse a disposición de maestros de Secundaria en el Valle de Arán, mi lugar de origen. Cada vez me llamaban de más centros, con el ruido de fondo de bullying. Me iban llamando cada vez más para dar seminarios y te vas dando cuenta de que el problema no es solo de los niños; que hay claustros dónde la tensión se puede cortar con un cuchillo; que los propios maestros se hacen, entre comillas, bullying unos a otros y que hay conflictos de años que no se resuelven, también con los padres, con los conserjes. Hay una amalgama de conflictos en un centro escolar. Si hablamos de bullying y nos quedamos solo con niños agresores y niños agredidos nos perdemos una parte importante de la película, como es el clima del centro.

¿Y cuál es el origen en concreto del programa En sus zapatos?
Como culpabilizar solo a los niños me parecía algo injusto, pensé en hacer un programa que implicase a toda la comunidad educativa, que incluyese a los niños, a los padres, a los maestros y al personal no docente. Empezamos con el piloto en el 2017 en Torrejón de Ardoz, lo fuimos ajustando y funcionó muy bien. Al año siguiente escogimos para hacer un estudio y ver si era efectivo de verdad cuatro escuelas de la Comunidad de Madrid, todas públicas pero diferentes en situación socioeconómica y zonas, y una extremeña porque me parecía muy interesante contar con una escuela rural. Y comprobamos que funciona muy bien en todos los contextos, aunque en aquellos más difíciles se necesita un periodo poco más largo.

¿En qué consiste el seminario?
Se ofertará a partir de finales de septiembre en toda la Comunidad de Madrid dando prioridad a los centros públicos. Consiste en doce horas de ponencia por parte de los facilitadores y veinticuatro de trabajo a solas con una guía. Esta parte dura de noviembre a enero. Hay un manual específico para que los profesores que sean tutores de Cuarto, Quinto o Sexto y asistan al seminario puedan llevarlo a sus aulas. La parte de los niños se desarrolla de enero a mayo o junio. Si acude un tutor de Infantil o Bachillerato, pues podrá aplicar cositas, pero no el programa íntegro. El impacto para el maestro sí que es el mismo para todos ellos ya que cambian la manera de ver al niño y cómo resolver el conflicto, medidas para tener un mejor clima de aula. También se imparten seis horas formativas a familias y al personal no docente.

¿Qué tienen que hacer los niños durante el programa?
El mínimo de sesiones para niños es diez horas. Son niños de Quinto y Sexto de Primaria, aunque estamos pilotando Cuarto y Primero de la ESO y probablemente también los incluiremos. La franja de los nueve y diez a los trece o catorce años más o menos. Aprenden los tres ejes del programa. Es una alfabetización básica, a través de los ejercicios teatrales, van haciendo sus pequeñas obras, pero al final toda la clase tiene que hacer una obra que representan a los niños más pequeños y que es un momento clave. Es como un aprendizaje en servicio y no participa ningún adulto, ni siquiera para lograr el silencio en la sala. Y al final los niños hacen y responden preguntas. Es una actividad autogestionada por ellos. El clima de aula mejora un montón, se empoderan, hacen piña. Los maestros son los que más reciben.

¿Qué representan las capas y las máscaras?
Emociones. Por ejemplo el dolor emocional, el monstruo que nos domina.  Un comportamiento agresivo en un niño viene porque detrás hay un dolor emocional y saberlo nos permite tener una mirada compasiva hacia ese niño, nos permite ayudarle para que aprenda a gestionar y canalizar ese dolor de una manera que no sea dañina ni para él ni para otras personas.

¿Por qué se centran en niños de final de Primaria y primer año de Secundaria?
Hay dos motivos, son las edades donde empiezan los temas más de acoso, las edades más delicadas. Por otro lado porque antes el cerebro del niño no está preparado. A un niño en Infantil le toca que sean empáticos con él. ¿Por qué no los adolescentes más mayores?  Pues porque el programa tiene que entrar por algún lado. El que mucho abarca, poco aprieta y las máscaras y las capas lo mismo no hacen tanto efecto a los 16 años como a los 10. Y En sus zapatos no es el único programa que hay.

Todavía hay mucha gente que justifica la bofetada a tiempo. Al hablar de no gritar, de dar importancia a la educación emocional, puede toparse con mucha gente que se opone o le resta importancia.
Sí que me lo he encontrado. Y lo hemos hablado con los docentes que ahora se están formando como facilitadores porque tienen que hacer las prácticas en sus centros y muchos ya les miran con recelo. Para mí lo más importante es no intentar convencer a nadie. Esa información tú la das, está ahí, somos adultos y lo más importante es la libertad individual. Pero la libertad solo se puede ejercer cuando tienes toda la información. Es un poco como el fumar, salvando las distancias, por eso la imagen de la cajetilla. Tienes que saber lo que supone fumar y luego decides. El programa no lleva un abanderamiento de intentar convencer. No pretendemos convertir a nadie.

Consulta aquí más noticias de Madrid.