En declaraciones a los periodistas, el alcalde de Sevilla ha insistido en que desde el primer día que se tomó la decisión por parte del Ministerio del Interior de trasladar esa comisaría a Torre Sevilla "se sabía que era una decisión que estaba condicionada a que se volviese a recuperar la funcionalidad de la zona".

"Es evidente el impacto visual y paisajístico de ese inmueble desde el otro frente con la Torre del Oro y el Paseo Colón", ha explicado el alcalde, a la vez que ha asegurado que el impacto visual "no es el que merece la calle Betis".

Por tanto, ha defendido que se trata de un equipamiento "con unas calidades desde el punto de vista arquitectónico bajas" y, por ello, va a pedirle a la junta de Andalucía, que es la titular del edifico -se había cedido al Gobierno de España mientras fue comisaría y ahora vuelve a la Junta-, que esa estructura "sencillamente se elimine para ganar la conexión natural de esa pasarela para el paseo peatonal y el disfrute del río".

"Hay distintos restaurantes y zonas que impiden que los vecinos y visitantes puedan bajar y estar a pie del río como ocurre en la otra orilla", ha detallado Espadas, al tiempo que ha abogado por "una zona de espacio de disfrute, que gane la ciudad, la calle Betis y Triana".

Por último, ha explicado que el próximo pleno permitirá conocer el posicionamiento político del resto de grupos respecto a la eliminación de este edificio.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.