Resistencia a las bacterias
Un mal uso de antibióticos puede generar resistencia a las bacterias. UB

Un estudio de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) ha demostrado que el trasplante de heces sanas de donantes es una terapia que ayuda a salvar vidas, reduce el tiempo de hospitalización y además proporciona un gran ahorro. La investigación también apunta que este tipo de trasplante puede servir como tratamiento contra las superbacterias.

Para el desarrollo de este estudio, publicado en la revista Therapeutic Advances in Gastroenterology, se ha tomado como muestra a 50 pacientes entre 2014 y 2015, los cuales recibieron, como alternativa a los antibióticos, un trasplante de heces como terapia frente a la Clostridium difficile, una bacteria que provoca una diarrea y que puede ser mortal.

"Nuestro estudio muestra que en promedio los pacientes evitaron diecisiete días en el hospital el primer año después de su trasplante de heces. Pasaron de ser hospitalizados 37 días al año a 20 días al año en promedio, después del trasplante de heces", destaca el autor Christian Lodberg Hvas, consultor del Hospital Universitario de Aarhus y profesor de medicina clínica de la Universidad de Aarhus.

Así, el trabajo ha concluido que los costes hospitalarios totales por paciente disminuyen en un 42% y el coste medio se redujo de 56.400 euros a 32.800 por año. En este sentido, el grupo de investigadores ha demostrado que permite ahorrar hasta 1,1 millones de euros por cada 50 pacientes que reciben este tratamiento. Asimismo, el autor del estudio ha destacado que se trata del primero basado en datos del mundo real que describen los costes que conlleva el procedimiento de trasplante de heces en comparación con la vía antibiótica, para la que se utilizan productos como la vancomicina y la fidaxomicina.

Los costes hospitalarios fueron calculados durante el año anterior y el posterior al trasplante de heces. Se calcularon de acuerdo con los métodos de investigación económica de salud, particularmente, el enfoque basado en la actividad en tiempo real. Los resultados se han tratado a través de un análisis de sensibilidad para evitar cualquier sobreinterpretación de los resultados.

Por otra parte, el Centro de Trasplante de Microbiota Fecal del Hospital Universitario de Aarhus (CEFTA) está trabajando para convertir las heces de donantes sanos, registrados y probados, en un tratamiento para las bacterias super resistentes que son consideradas las más peligrosas para el organismo. Para ello, se está desarrollando un banco de heces en Aarhus.

"El trasplante de heces es un tratamiento nuevo y extremadamente eficaz. La introducción de nuevos tratamientos suele ser muy costosa, pero aquí tenemos una forma de tratamiento que, además de todo, también salva a la sociedad millones de euros cada mes. Si podemos establecer un sistema que salvaguarde a los pacientes y a los donantes, entonces será de gran beneficio para todos", ha explicado Lodberg.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado desde hace años de este fenómeno, el de la resistenccia de las superbacterias, que ha calificado de "una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo, que puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad y país de residencia".