El Instituto Armado ha explicado en nota de prensa que este timo suele llevarlo a cabo una persona generalmente joven que haciéndose pasar por disminuido psíquico aborda a la víctima interrogándole acerca de una dirección.

Es en ese momento cuando se presenta una mujer (gancho) que dice conocer dicha dirección y que los acerca en su vehículo, puesto que su marido está esperándola en las inmediaciones. Una vez en el vehículo la persona disminuida, el gancho, el conductor y la víctima, la persona presuntamente disminuida muestra un bolso lleno de dinero, aunque en otras ocasiones puede ser una bolsa o un sobre.

En este caso concreto, dijo que el bolso lo había encontrado en las cercanías de la estación de tren de la localidad, pudiendo relatar cualquier excusa o falsedad para dar credibilidad al hecho de que posea esa cantidad de dinero. Es en ese momento cuando el gancho aprovecha para convencer a la víctima de repartirse el dinero, a lo que el disminuido acepta, pero a cambio de dinero y joyas.

Entonces el gancho le entrega cierta cantidad de dinero y joyas, con lo que la persona estafada también hace entrega de dinero y joyas. En esta ocasión la víctima entregó 1.500 euros en metálico y diversas joyas. Se dio cuenta del engaño una vez que le entregaron el bolso, que tenía en su interior un kilo de azúcar.

Consulta aquí más noticias de Asturias.