Britney Spears posando
La cantante Britney Spears. GTRES

Uno de los mantras motivacionales de la generación millennial es el que dice "si Britney sobrevivió al 2007, tú puedes superar un mal día". Y lo más curioso es que la propia Britney Spears lo ha aprendido bien y lo está adaptando a su 2019.

La célebre cantante de Toxic ha abandonado el centro de tratamiento en el que se internó hace un mes para recibir ayuda y centrarse en su salud mental, unos problemas de salud mental no revelados por otra parte.

Ese cuidado que está ejerciendo Britney Spears sobre sí misma lo explicó la propia artista a principios de abril, asegurando que precisaba de "tiempo personal" después de un comienzo de año algo caótico.

No por nada, en enero anunció que se retiraba de su carrera musical de forma "indefinida" y del espectáculo de Las Vegas que ofrecía para focalizar su atención en los cuidados de su padre, aquejado de diversas dolencias.

Ver esta publicación en Instagram

I wanted to say hi, because things that are being said have just gotten out of control!!! Wow!!! There’s rumors, death threats to my family and my team, and just so many things crazy things being said. I am trying to take a moment for myself, but everything that’s happening is just making it harder for me. Don’t believe everything you read and hear. These fake emails everywhere were crafted by Sam Lutfi years ago... I did not write them. He was pretending to be me and communicating with my team with a fake email address. My situation is unique, but I promise I’m doing what’s best at this moment 🌸🌸🌸 You may not know this about me, but I am strong, and stand up for what I want! Your love and dedication is amazing, but what I need right now is a little bit of privacy to deal with all the hard things that life is throwing my way. If you could do that, I would be forever grateful. Love you ❤️❤️❤️

Una publicación compartida de Britney Spears (@britneyspears) el23 Abr, 2019 a las 6:30 PDT

Pero tras asegurar hace pocas semanas que necesitaba tiempo para sí misma, diversos medios informaron que la cantante de Baby One More Time estaba buscando una clínica para un "tratamiento de bienestar que lo abarque todo".

Dentro de la clínica que ahora ha abandonado no han sido demasiadas fáciles las cosas, puesto que su familia comenzó a recibir amenazas de muerte porque pensaban que su inserción había sido contra su voluntad. De hecho, se inició la campaña #FreeBritney en redes sociales pidiendo su libertad.

Ella misma grabó un vídeo en el que tranquilizaba a sus fans y les prometía que regresaría "muy pronto". "Mi familia ha estado pasando por mucho estrés y ansiedad últimamente, así que solo necesitaba tiempo para lidiar con eso", comenzaba diciendo Spears.

"Puede que no sepáis esto de mí, pero soy fuerte, ¡y defiendo lo que quiero!", agregaba la estrella del pop, a la vez que le pedía a sus seguidores "un poco de privacidad para lidiar con todas las cosas difíciles por las que la vida me está llevando".

Eso sí, Britney es siempre mucha Britney y, tras salir de la clínica recogida por su novio, Sam Asghari, publicó su último vídeo en Instagram, en el que sale haciendo ejercicio, hasta se permite bromear: "Quién iba a saber que el estrés me permitiría perder peso. Bien por mí".

Ver esta publicación en Instagram

Who knew stress would be a great 5 pound weight loss. Yay for me 😉😉

Una publicación compartida de Britney Spears (@britneyspears) el24 Abr, 2019 a las 9:00 PDT