Superhéroes
Brandon Routh en 'Superman' y Halle Berry como 'Catwoman'. Warner Bros

Con Vengadores: Endgame los estudios Marvel y Disney han culminado una fase, la tercera y a la espera en julio de Spider-Man: Lejos de casa. En taquilla están batiendo récords. Además, Aquaman del universo de DC Comics fue la gran sorpresa del pasado año.

Es un hecho que los superhéroes son los que atraen a los espectadores en masa a los cines en los últimos años. Pero ser uno de ellos, para sus intérpretes, no siempre es sinónimo de fama y éxito asegurado. Andrew Garfield, uno de los mejores actores de su generación, vio como su hombre araña no acabó de convencer.

Hubo dos intentos, The Amazing Spider-Man (2014) y El poder de Electro (2016), pero el nominado al Oscar por Hasta el último hombre (2016) fue sustituido por el aún más joven Tom Holland para las nuevas aventuras de Spidey y formar parte del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU).

No le hizo ni bien ni mal a su carrera. A Garfield le siguen llegando las propuestas y ha preferido, de momento, mantenerse en producciones de corte más independiente como la reciente Lo que esconde Silver Lake, un título ya de culto de David Robert Mitchell, y pronto protagonizará Mainstream, un triángulo amoroso dirigido por Gia Coppola.

Daredevil (2003)

Ben Affleck ha encarnado a un Batman más veterano en dos entregas de Liga de la Justicia por las que pasó sin pena ni gloria. Incluso se llegó a anunciar que dirigiría alguna de las próximas, pero todo ha quedado en agua de borrajas. En pantalla, Affleck no pudo situarse cerca del carisma o el poder de convocatoria de un Robert Downey jr. o de Jason Momoa, y aún muchos le recuerdan que su Daredevil (2003) es una de las películas peor valoradas en el género.

Algo similar le ha ocurrido a Henry Cavill, actor que parecía destinado a ser un Superman perfecto. Ni El hombre de acero (2013) ni La Liga de la Justicia le han situado en el Olimpo de los actores que han interpretado a superhéroes. Aún así su carrera, en el cine de acción, sigue inmutable y le pudimos ver en Misión: Imposible - Fallout.

Propuestas tampoco le faltan y no ha caído en el olvido, pero "la maldición de Superman" sí que dejó más tocado a Brandon Routh. Fue el elegido para encarnar a Clark Kent en la esperada Superman: Returns (2006). Desde entonces, su refugio ha sido sobre todo la televisión donde no ha aparcado la temática de superhéroes en series como DC'S Legends of Tomorrow, Arrow o The Flash.

Ghost Rider (2007)

Nicolas Cage pudo también ser Superman, en el proyectó que nunca llegó a materializarse de Tim Burton, pero uno de los actores más excéntricos de Hollywood tuvo su deseada incursión como El Motorista Fantasma, surgido de los cómics de Marvel. Sin embargo, Ghost Rider (2007) fue un absoluto fracaso, y peor le fue a la secuela, Espíritu de venganza, cuatro años después.

Tampoco especial grato recuerdo dejó Jennifer Garner. La protagonista de Alias (2001-2006) también estuvo en el Daredevil con Ben Affleck, y llegó a tener película propia con su Elektra en 2005. Un título más de los que acostumbran a aparecer en las listas de las peores de superhéroes.

Y fuera por las recurrentes "diferencias creativas" o no, otro de los largometrajes más denostados en los últimos años ha sido 4 fantásticos (2015) de Josh Trank. Muchos ya han pasado página a la hora de recordar que Miles Teller fue el elástico Mr. Fantastico, Kate Mara la Mujer invisible, Jamie Bell La Cosa y Michael B. Jordan Antorcha Humana. En esta ocasión tampoco habrá secuelas para ellos. Borrón y cuenta nueva.

Olvidados y renacidos

Helen Slater en 'Supergirl' (1984)

Supergirl (1984)

Con 20 años debutó en la gran pantalla como Kara Zor-El, la prima de Superman, en una superproducción que intentaba aprovechar el éxito de las películas protagonizadas por Christopher Reeve. Pero el descalabro fue histórico. En taquilla no logró recaudar ni la mitad de lo que había costado (35 millones de dólares) y también está considerada como una de las peores películas de superhéroes.

Helen Slater nunca se convirtió en una estrella, pero siguió con su carrera, sobre todo en televisión. Ha interpretado a Eliza Danvers, la madre adoptiva de Kara Zor-El, en la reciente serie de Supergirl (2015-2018).

Shaquille O'Neal en 'Steel, un héroe de acero' (1997)

Steel (1997)

Brillante jugador de baloncesto en la NBA (en Los Angeles Lakers o los Miami Heat), decidió probar también el salto al cine. Su mayor apuesta fue interpretar a Acero, el superhéroe de DC Comics creado cuatro años antes. Nadie o muy pocos le llegaron a ver en cines (en EE UU apenas recaudó una décima parte de su presupuesto), y es también uno de los títulos "imprescindibles" en cualquier lista de las peores de superhéroes.

Shaquille también hizo carrera en el mundo de la música, como rapero. Además de televisión, en cine ha participado en títulos como Scary Movie 4 o Niños grandes 2, y ha puesto voz a personajes de animación (Los Pitufos o La Lego Película).

Chris O'Donnell en 'Batman y Robin' (1997)

Batman y Robin

A sus 26 años se le auguraba un prometedor futuro en Hollywood. Pero llegaron Batman Forever (1995) y la puntilla, Batman y Robin con George Clooney en el papel del hombre murciélago y O'Donnell de nuevo como el más joven compañero y discípulo de Batman. Es la película más odiada de toda la saga del justiciero de Gotham y, las malas lenguas, aseguran que el tropiezo incluso marcó su carrera posterior.

Sigue en activo con la serie NCIS: Los Angeles (con ya 10 temporadas de emisión). Había sido uno de Los Tres Mosqueteros en la versión de 1993, o el coprotagonista de Esencia de mujer (1992) con Al Pacino, pero después de Batman y Robin no llegaría a conocer ni protagonizar otro éxito, ni aunque fuera mediano en cine (a excepción de Límite vertical, 2000).

Halle Berry en 'Catwoman' (2004)

Catwoman (2004)

Halle Berry llevaba una trayectoria intachable, pero dos años después de ganar el Oscar por Monster's Ball (2001) se estrenó la adaptación de la felina protagonista del universo de Gotham. Tras las cámaras estuvo el francés Pitof, un especialista de los efectos especiales y que había llamado la atención con su debut Vidocq (2001).

Los Razzie la consideraron la peor película de aquel año y a Halle Berry la peor actriz. Ella se lo tomó con filosofía y buen humor. Ha sido uno de los pocos intérpretes a lo largo de la historia de estos premios que acudió a recoger el "galardón" y pronunciar unas palabras de agradecimiento. Su carrera no se resintió y, por ejemplo, ha sido Tormenta en la saga de los X-Men. Aunque para Pitof, su carrera en Hollywood, y casi como director, acabó allí.

Ryan Reynolds en 'Linterna verde' (2011)

Linterna verde

Buscaba aún el gran papel de su carrera y aceptó encarnar al superhéroe de DC Comics dotado del anillo del poder. Pero no hubo gloria, más bien críticas desastrosas y un batacazo en taquilla.

Aunque Reynolds tuvo suerte y hallaría a su superpersonaje cinco años después con Deadpool (2016) y la secuela de su mercenario bocazas y políticamente incorrecto. En las escenas postcréditos de Deadpool 2 se dedicó su particular ajuste de cuentas con él mismo por haber aceptado el guion de Linterna Verde.

(Imágenes texto, de arriba a abajo: 'Daredevil' ©Fox, 'Ghost Rider: El motorista fantasma' ©Sony, 'Supergirl' ©Warner Bros, 'Steel, un héroe de acero' ©DC Entertainment, 'Batman y Robin' ©Warner Bros, 'Catwoman' ©Village Roadshow y 'Linterna verde' ©DC/Warner Bros)