Un juez ha ordenado el traslado e ingreso en el Hospital Central Universitario de Oviedo, HUCA, de una mujer embarazada que ya superaba las 42 semanas de gestación y que quería dar a luz en su domicilio. Fuentes judiciales confirmaron a Europa Press que la decisión judicial responde a una solicitud del propio HUCA y está basada en el informe médico aportado.

La solicitud iba acompañada de un informe del Jefe de Sección de Obstetricia en el que se relataba el historial de controles de embarazo y visitas al servicio, que fueron interrumpidas por la mujer en la semana 35+2, pese a la insistencia de los facultativos para que las retomara. Los médicos calculaban que la mujer se encontraría actualmente en la semana 42+3 de embarazo, por lo que el informe advertía de que si el parto no se realizara en el hospital existiría "riesgo de hipoxia fetal y muerte fetal intrauterina".

Apenas dos horas después de valorado el informe, llegaba a las dependencias de la Policía Local de Oviedo un auto donde se ordenaba el traslado en un vehículo medicalizado y posterior ingreso de la mujer en el hospital para un pacto inducido si procediera. Una patrulla de la Policía Local se personó en el domicilio de la mujer a las 15:30 horas de este miércoles para cumplir el mandamiento judicial y trasladarla hasta el centro hospitalario, según han detallado otras fuentes consultadas.

Al llegar al domicilio, les abrió la puerta una mujer que se identificó como una matrona particular y con experiencia que atendía habitualmente a la embarazada, y que comentó que tenía controlados los latidos del feto y que ya empezaban las contracciones. Tras convencer al marido, que inicialmente era muy reacio al traslado al centro sanitario, los agentes consiguieron que la mujer saliera de la vivienda y, ya en el rellano, un equipo médico se hizo cargo de ella hasta su ingreso en el HUCA, donde permanece actualmente bajo revisión médica.

"Algunas modas suponen un retroceso"

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, se refirió a esta cuestión en declaraciones a los medios y alertó de que "algunas modas suponen un retroceso respecto a avances médicos importantes", como es el caso de los movimientos antivacunas o los partos en el domicilio, al tiempo que recordaba que el parto es un momento "muy crítico tanto en la vida de la madre como del recién nacido", informa Efe.

"En el momento del parto se hacen varios controles para detectar cualquier tipo de enfermedad congénita que se puede tratar desde el minuto cero del nacimiento y además la mortalidad perinatal se ha reducido en la actualidad en España a cifras muy bajas gracias a avances muy importantes para la salud de la humanidad", dijo Carcedo.

Así , la ministra en que de haber partos domiciliarios tienen que ser muy vigilados en todo momento porque está en juego la salud de la madre y la del bebé. Por ello pidió que se pongan en valor los avances para la salud de las personas.

"Vulneración de derechos"

Por su parte, la asociación El Parto es Nuestro y del Observatorio de la Violencia Obstétrica ha denunciado que la mujer hospitalizada por orden judicial se ha visto privada de su derecho a decidir si quería asumir los riesgos de la inducción al parto.

La abogada de la asociación, Francisca Fernández Guillén, aseguró a Efe que el médico se ha arrogado el poder de decisión y ha utilizado a la judicatura porque ha dibujado un cuadro de sufrimiento letal y riesgo de muerte que no se correspondía con la realidad.

Declaró asimismo que la inducción al parto entraña "muchos riesgos" y tiene consecuencias graves para la madre y el niño, pero, en su opinión, es la madre es la que tiene que ponderar si quiere que el parto se presente espontáneamente o asumir los riesgos de la inducción.

La abogada rechazó que hubiera un riesgo de muerte del bebé y explicó que no se ha tenido en cuenta la opinión de la madre. También se quejó de que la jueza no investigara los hechos y acordara el ingreso en el Huca solo con la versión del jefe de Obstetricia y Ginecología del hospital.

Tras hacerse público el caso, una decena de partidarios de los partos en casa se concentraron con pancartas a la puerta del centro hospitalario para reivindicar ese derecho y exigir que a la mujer se le permita tomar su decisión con libertad.

Consulta aquí más noticias de Asturias.