Sardinas
Sardinas en lata RI

Una de las cosas que más complica la vida de los aficionados a la cocina al organizar una comida un poco especial suele ser el preparar unos aperitivos o unos entrantes que se salgan de lo habitual y que no quiten mucho tiempo en su preparación.

Aprovechando que la primera semana de mayo se juntan días de fiesta y el Día de la Madre, les paso unas recetas muy sencillas con las que se puede preparar un estupendo aperitivo para cualquiera de esos días y que difícilmente fallarán por muy poca práctica que se tenga. Para ponerlo más interesante, les doy la versión básica y, el que se anime, puede ir un pasito más allá y hacer preparaciones más complejas.

Preparaciones con sardinas en lata

Otro día hablaremos de todas las posibilidades que ofrecen las socorridas latas de sardinas pero de momento vamos a ver un par de recetas sencillas:

Paté de sardinas

Esto no tiene ningún misterio; simplemente hay que mezclar el contenido de una lata de sardinas en aceite (quitando las espinas a los pescados) con una cantidad similar de un queso cremoso (puede ser Philadelphia o similar), se añade cebolleta muy picada al gusto, se condimenta con sal y ya tenemos nuestro paté. Pueden aplastarlo con un tenedor o batirlo en función de como les guste la textura y a partir de ahí extenderlo bien frío en una tostada y exprimir un poco de limón por encima (también pueden añadir el limón a la hora de mezclar los ingredientes). Si les gusta, le pueden añadir un poco de pimienta o algún picante.

Tostas de sardinas

Tres variantes muy sencillas con la misma base. Pan tostado y unos filetes de sardinas en aceite. En la primera preparación ponemos un poco de rúcola y tomates secos sobre el pan y encima las sardinas; en la segunda una rodaja de tomate natural, encima la sardina y completamos con una rodaja de cebolla al gusto (dulce, morada o normal) y en la tercera cubrimos el pan con una capa de pimientos de piquillo, canónigos y sardinas.

Lote aperitivo

Torrijas saladas

Ahora que ha pasado la semana santa puede ser una buena idea el sorprender con la variante salada de las tradicionales torrijas. El principio es el mismo que en las torrijas tradicionales; solo hay que empapar el pan en un ingrediente distinto de la leche. Les cuento como preparar un “torrija ibérica”.

Es una variación sencilla y resultona del tradicional pan con tomate. Se mojan las rebanadas de pan (les recomiendo pan normal con un par de días) en tomate triturado que puede ser perfectamente tomate de lata siempre que sea de buena calidad y se dejan durante unos quince minutos hasta que absorban el tomate pero sin quedar demasiado empapadas, a continuación se tuestan brevemente en una sartén o una plancha, se sacan y se pone por encima un chorrito de aceite de oliva virgen extra (hojiblanca si les gusta más suave o picual si o prefieren de sabor más fuerte)  jamón o paleta ibéricos al gusto; normalmente no hace falta sal pero lo dejo a su elección.

Cualquiera de estos aperitivos va estupendamente con un vino blanco frío y mejor todavía con un espumoso.

Anímense y aprovechen estos días de fiesta para disfrutar con esta cocina tan sencilla.