Panko casero
Panko casero  EMMA GARCÍA

Al panko se le conoce popularmente como "pan rallado japonés" y no es mala definición teniendo en cuanta las similitudes con nuestro pan rallado. En realidad. el panko -que significa miga de pan- original no se hace directamente rallando pan sino que es el resultado de una harina que dejan secar después de procesarla.

La buena noticia es que podemos hacer un panko de andar por casa muy similar al oriental simplemente utilizando pan de molde sin la corteza y un ratito de horno a baja potencia para que se seque pero no se tueste. Si lo guardamos en tarros de cristal podemos conservarlo hasta 2-3 semanas

Con el panko vamos a conseguir rebozados mucho más crujientes y con más volumen. Además, partiendo de esta base ponemos tunearlo como queramos añadiendo por ejemplo alguna especia que aporte un toque de picante o mezclarlo con ajo y perejil.

Os contamos 3 formas sencillas para prepararlo en casa.

Con tijeras de forma manual

La primera forma de hacer panko es tal vez la que más se parece al original. Precalentamos el horno a 70º. Solo necesitamos unas tijeras parar ir sacando pedacitos pequeños del pan de molde (sin corteza).

Cuando tengamos suficiente cantidad, ponemos papel sulfurizado sobre la bandeja de horno y extendemos nuestras migas de pan sin que queden amontonadas. Si tenemos mucha cantidad, repetiremos el proceso en una segunda tanda. Horneamos a 70º durante 15 minutos vigilando que no se tueste, y listo.

Panko exprés (nuestra favorita)

Otra forma de preparar el panko casero es poner directamente las rebanadas de pan de molde sin la corteza en una batidora o robot de cocina. Trituramos sin demasiada potencia para trozear el pan sin que quede excesivamente fino. Precalentamos el horno a 70º y de nuevo preparamos la bandeja de horno con papel sulfurizado para extender encima las migas. En 15 minutos lo tendremos preparado.

Tostadas al horno

Otro manera de hacerlo y también muy sencilla Solo tenemos que poner unas rebanadas de pan de molde (sin la corteza) en el horno a 70º durante 30-40 minutos.

Pasado este tiempo y tras comprobar que las tostadas han quedado secas del todo, podemos hacer dos cosas: rallarlo con un rallador que no sea muy fino o simplemente desmenuzarlo con las manos. Al estar seco es muy fácil de hacer.