Fue uno de los momentos más comentados del debate que los cuatro principales candidatos a la Presidencia del Gobierno protagonizaron este martes en Atresmedia: la carta que el presidente del Gobierno y candidato socialista, Pedro Sánchez, mostró en varias ocasiones al candidato de Cs, Albert Rivera, para reprocharle que la Junta de Andalucía estaba pidiendo los datos personales de los trabajadores contra la violencia de género, tal y como había solicitado Vox.

La fuerza de extrema derecha pidió al Parlamento andaluz el pasado febrero que se le facilitaran los datos de todos los trabajadores de las Unidades de Valoración Integral de Violencia de Género (Uvivg) entre 2012 y 2019, solicitud que la Mesa de la Cámara denegó unos días después amparándose en la Ley de Protección de Datos.

La polémica carta es un escrito del Instituto de Medicina Legal de Sevilla, dependiente de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, donde refiere la petición de un particular en el Portal de la Transparencia de la Junta, tal y como avanzó hace dos semanas eldiario.es, que solicita "casi" exactamente lo mismo que Vox en su momento: nombres, apellidos y número de colegiado de los trabajadores de las Uvivg desde 2013 a 2019, con el fin de constatar si estos empleados "cumplen los requisitos de cualificación profesional y colegiación obligatoria".

Además, fuentes de la Vicepresidencia han confirmado a 20minutos.es que en total se han recibido siete peticiones de particulares sobre este mismo asunto en dicho portal. Y es que cualquier ciudadano puede realizar una consulta sobre la Administración a través de dicho portal.

Información sobre la colegiación

Se trata, explica el vicepresidente, Juan Marín, respecto a la carta, del "protocolo al que obliga la Ley de Transparencia a una Administración como la Junta cuando se recibe una petición" en el portal para pedir información sobre alguien.

"Es una mentira como una catedral", asegura el vicepresidente, Juan Marín, respecto a lo vertido por Sánchez en el debate. Y, además, "con un agravante", continúa, ya que según su opinión, el presidente del Gobierno "sabía que era falso". Y añade: "No hemos facilitado ninguna información ni hemos violado el artículo 16 de la Constitución". Marín ha lamentado que el presidente del Gobierno se haya dedicado en el debate a "mentir, a falsear". Incluso, "ha sido capaz, con un tema tan delicado como la violencia de género, dar una información que era completamente falsa. No le ha costado ningún trabajo volver a engañar a los españoles porque realmente el precio del sillón de la Moncloa para el señor Sánchez es cualquiera". 

En caso de que los trabajadores afectados por las peticiones particulares se nieguen a dar los datos que se les reclaman, la Junta "no los hará públicos" en ningún caso en base a la Ley de Protección de Datos, explican desde Vicepresidencia.

Por otro lado, señalan que lo que sí hicieron "inmediatamente después de tomar posesión" fue solicitar un informe a cada una de las delegaciones provinciales sobre las Uvivg para comprobar que, tal y como exige la ley, todos están colegiados. Según señala la formación naranja, todas las personas que trabajan en las unidades son "profesionales con sus titulaciones", si bien hay "un 40% que no está colegiado". Lo que ha hecho la Junta es pedir que se colegien, "como manda la ley".

Moreno exige "rectificar"

El propio presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha exigido este miércoles una "rectificación" al presidente del Gobierno y, en la línea de lo señalado por Cs, ha explicado que dicho documento que esgrimió Sánchez está relacionado con la Ley de Transparencia, que "obliga a los gobiernos, a las administraciones, a que cuando un ciudadano, un colectivo, solicita información, tenemos que procurar dársela".

"Es un procedimiento absolutamente normal", según ha defendido Moreno, que ha acusado a Sánchez de "trampear" porque, "sabiendo que eso no es lo que era, lo introdujo diciendo que era una voluntad trasladada además de otro grupo político para menospreciar a los trabajadores del área que lucha contra la violencia de género, cosa que es falsa", según ha aseverado el presidente de la Junta.

Por su parte, Vox se ha desvinculado de las peticiones particulares, pese a que estas son prácticamente idénticas a la que el grupo de extrema derecha formuló en el Parlamento. Su portavoz parlamentario, Alejandro Hernández, ha señalado que él sólo se puede referir a la iniciativa que tomó el partido de Santiago Abascal en este sentido, si bien "no nos consta que desde el partido se haya hecho nada a ese respecto, serán peticiones de particulares". 

"En su momento queríamos saber si esas personas estaban cualificadas y colegiadas y no lo estaban en muchos casos pese a ser preceptivo", ha sostenido el dirigente de Vox, que ha indicado que si la Junta está ahora subsanando esto como ha informado, "es gracias a la iniciativa planteada por Vox". "No íbamos desencaminados en la pregunta si lo están haciendo", ha zanjado.

Mientras, la secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla, ha pedido a la Junta que aclare si mandó una carta solicitando datos de los trabajadores de las unidades de violencia de género. "Tenemos constancia de que a nuestros afiliados les llegó una carta informándoles de que se solicitaban sus datos. Por ello, nuestro servicio jurídico hizo un modelo de alegaciones para que aquel que no quisiera dar sus datos, lo pudiera presentar", ha dicho Castilla.

De esta manera, ha mostrado su preocupación porque "hoy se trata de los trabajadores de violencia de género, mañana serán los datos de los policías que trabajan en operaciones antidroga o en los enfermeros". "Ellos son los que tienen que decir se han mandado esa carta o no", ha apuntado.