Miguel y Sara, en 'First dates'.
Miguel y Sara, en 'First dates'. CUATRO

En la vida hay que saber encajar las derrotas, y es lo que hizo Sara en su cita de este martes en Firs dates ya que, pese a ser rechazada por Miguel, la joven no dudó en pedir unos segundos al programa para hacer una petición: "Si hay algún chico que me quiere conocer que llame y pregunte por mí que estoy disponible", afirmó la santanderina.

Sara llegó al programa de Cuatro afirmando que "soy muy lanzada y no tengo vergüenza, me apunto a un bombardeo". Y no tuvo problema en definirse como una persona "muy perfeccionista. ¿En el amor? Detallista y romántica empedernida". La maestra le dijo a Carlos Sobera que buscaba "en un chico que sea divertido y que sea un culo inquieto como yo. Es que he tenido tres relaciones importantes y no cuajaron porque soy muy inquieta y mis parejas no lo han sido tanto", admitió.

Miguel, por su parte, no se sintió muy atraído por Sara cuando llegó al programa: "Físicamente no es mi tipo, pero bueno, vamos a ver qué tal va la cita". Y es que este economista que trabajo de comercial lo tenía muy claro: "Cada uno tiene que buscarse la vida y yo me la busco como puedo. Voy a trabajar donde más dinero me paguen".

Durante la cena coincidieron en algunos temas y en otros, no tanto, pero a Sara, pese a no ser el tipo de chico que le gustaba [había solicitado uno moreno y de ojos oscuros y su cita era rubio y de ojos claros], llegó a afirmar sobre Miguel que "me gustaría tener otra cita porque no puedo decir si le quiero como pareja o no. Ha habido cosas que, si han encajado conmigo, pero otras que me han desconcertado mucho".

El asturiano de origen ucraniano le preguntó a Sara si era creyente, la santanderina le dijo que sí, mientras que él no lo era porque "la religión es una gran mentira, un mito al sol porque si la estudias, los apóstoles coinciden con el horóscopo". A lo que la maestra le contestó: "Soy un poco extraña, lo mismo creo en Dios que creo en el horóscopo". Y Miguel, para sorpresa de Sara, añadió: "No creo en nadie más que en mí".

Al final, mientras que ella sí que quiso una segunda cita, él la rechazó argumentando que "no veo un futuro suficientemente claro con ella". Ante tal afirmación, la santanderina preguntó si podía decir una cosa, e hizo su petición entre risas diciendo: "No pasa nada. Si hay algún chico que me quiere conocer que llame y pregunte por mí que estoy disponible. Que sea moreno y con sonrisa bonita", concluyó.