Biblioteca de un hotel
Imagen de la biblioteca del Hotel B2 Boutique (Zurich). FORBES

La relación de los libros y los viajes es antigua e intensa. De entrada, la metáfora: un libro es un viaje; acaso el mejor viaje. Y después, el hecho mismo que muchos libros son libros de viajes, lo quieran o no.

Por añadidura, un libro es uno de los mejores compañeros de viaje. Nos acompaña, nos reconforta e intima con nosotros, ya en un café de ese barrio "tan auténtico" que hemos descubierto, ya en la tranquilidad de nuestra habitación de hotel.

Precisamente, algunos hoteles se animan a cultivar el romance de los huéspedes con los libros. Hay hoteles –de acuerdo, no son la mayoría– que cuidan de su bliblioteca como si de la piscina o el comedor se tratara. Son hoteles que aman los libros.

Pequeños hoteles que aman los libros

Y no tienen por qué ser grandes hoteles, grandes en tamaño; más bien al contrario. Y no tienen que estar lejos. Por ejemplo, el Gran Hotel Conde Duque de Madrid, que ha convertido una de sus estancias en su espacio del libro.

Es la Olvidoteca. Esta biblioteca se ha ido formando con los libros que los huéspedes han ido olvidando en las habitaciones del hotel. Al principio eran unos pocos y cabían en una vitrina, pero con los años se tuvo que crear un espacio específico.

Aún más pequeña y encantadora es La Casa con Libros. El nombre lo dice todo. Se trata de un hotel de sólo cinco habitaciones, pero que atesora (esa es la palabra adecuada tratándose de libros) 7.000 volúmenes.

Este hotelito está situado en La Zubia, localidad granadina de Sierra Nevada. Cuenta con una 'Biblioteqa' que es mucho más que un espacio para los huéspedes del establecimiento. De hecho, abre al público (de martes a jueves) y ya es parte de la Red de Centros de Documentación y Bibliotecas Especializadas de Andalucía (Red IDEA).

Lujosos hoteles con enormes bibliotecas

En el extremo contrario está el Taj Falaknuma Palace, por distancia y por lujo. Este hotel se ubica en Hyderabad, en la región india de Pradesh. Su biblioteca es una copia de la del palacio británico de Windsor. Entre sus casi 6.000 volúmenes –básicamente en inglés, persa y urdu–, hay auténticas joyas –como su colección de coranes de India–, rimeras ediciones, enciclopedias, libros de arte e historia.

Lujoso también el hotel La Mamounia, en Marrakech. Aquí todo es refinamiento y elegancia. En pleno corazón de la ciudad, el edificio mezcla la tradición marroquí con el lujo contemporáneo. Y más allá, su maravilloso parque de 8 hectáreas, rodeado por murallas del siglo XII. Su biblioteca, situada en la primera planta, no es la más grande pero sí la mejor decorada. La mayoría de sus libros son en francés y cuenta con una galería fotográfica con retratos de escritores locales.

Apabullante es la biblioteca del B2 Boutique Hotel, en Zúrich (Suiza), un establecimiento levantado dentro de la estructura de una fábrica de cerveza. Es famoso por tener uno de los más exclusivos y mejor dotados centros spa de la ciudad. Pero nos impresiona más su gran biblioteca privada, con más de 33.000 volúmenes.

A mitad camino de lo entrañable y lo lujoso está el Hotel Library, en pleno barrio de Manhattan, en Nueva York. Cuenta con 6.000 libros que no están agrupados en una biblioteca, sino distribuidos por todas las estancias del hotel –habitaciones, y espacios comunes–. Cada piso está dedicado a una de las 10 categorías principales del sistema Dewey Decimal de organización bibliotecaria: Ciencias sociales, Literatura, Idiomas, Historia, Matemática y Ciencias, Cultura general, Tecnología, Filosofía, Arte y Religión.

En cada habitación de este hotel hay de 25 a 100 libros sobre un tema específico perteneciente a la categoría del piso correspondiente. Si tenemos la suerte de hospedarnos en el Library Hotel hay que visitar el piso 14. Aquí nos sorprenderá el jardín 'Poetry Garden', un invernadero convertido en sala de estar con una terraza.