Perro Abandonado
El acusado dejó morir a sus perros de hambre y sed en la azotea mientras estaba en Asturias. PEDIGREE/EUROPA PRESS

La fiscalía de Sevilla pide una multa de 3.240 euros para un hombre que dejó a sus dos perros en la azotea y a su madre de 82 años impedida por una grave enfermedad, en el domicilio, según informa Diario de Sevilla.

El acusado Juan B.B. se fue a vivir a Asturias y estuvo al menos una semana fuera, en la que "se desentendió absolutamente de los animales, sin delegar en nadie su cuidado y dejándoles morir de hambre", según el escrito del ministerio fiscal. Se pide una condena de 3.240 euros, dividida en 12 meses con una cuota diaria de 9 euros, por un delito de maltrato de animales domésticos con resultado de muerte. 

El 30 de mayo de 2018 una vecina del edificio alertó a la Policía de un fuerte olor a putrefacción. La azotea estaba cerrada con llave y sin acceso para la asistente social de la inquilina, según informó el Ayuntamiento. Al entrar, descubrieron los cuerpos en descomposición de los animales que murieron de sed y hambre. Inmediatamente se puso en marcha un operativo de limpieza y desinfección por parte de Lipasam y el Zoosanitario Municipal.

El domicilio en cuestión se encontraba en la calle Bormujos de la barriada de Torreblanca.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.