Trib.- TS da razón a ganadero de Majaelrayo que denunció sacrificio de sus cabras tras pruebas de tuberculosis erróneas
Trib.- TS da razón a ganadero de Majaelrayo que denunció sacrificio de sus cabras tras pruebas de tuberculosis erróneas EUROPA PRESS

Chamorro, vecino de Majaelrayo, lleva varios años de lucha contra la decisión de la Administración regional al entender que no tenía que haber sacrificado cerca de un centenar de cabras de su ganadería porque la prueba que se realizó para determinar que tenía tuberculosis era simple y debería haberse realizado una segunda prueba, la conocida como combinada de contraste, tal y como ha señalado a Europa Press.

El pasado año este ganadero ya ganó el pleito ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, y tras ser recurrido por la Administración regional, ahora el Supremo le ha vuelto a dar la razón.

En una providencia recoge que entiende que la Sección de Admisión de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo "acuerda la inadmisión a trámite del recurso de casación" de la Junta contra la sentencia de fecha 16 de julio de 2018 dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Según la sentencia, las pruebas realizadas por los técnicos de la Junta a las cabras y que dieron tuberculosis daban fallos o falsos positivos y, tras realizar una analítica posterior, el resultado fue "ausencia del crecimiento de mycobacterium caprae tuberculosis", por lo que se trata de una prueba que no es efectiva y es por lo que el ganadero había requerido que se le hiciera a sus cabras otra combinada, que no se admitió entonces por la Junta.

Según Chamorro, "las cabras que dan pie a dicha sentencia y que fueron marcadas en el campo por la Administración como positivos en tuberculosis, tras ir al matadero y pasar al consumo humano, luego, en los laboratorios dieron ausencia de tuberculosis".

UN PROBLEMA EN TODA ESPAÑA

Para el ganadero se trata de un problema que está generalizado en toda España y que, a su juicio está "diezmando todas las explotaciones" tanto de ganado caprino como vacuno. Según ha precisado, muchas explotaciones ganaderas ya se han puesto en contacto con él para felicitándole y también para recurrir ante los tribunales sus propios casos.

"Estoy recibiendo cientos de llamadas de ganaderos porque la prueba de tuberculosis que se hizo a mi ganado estaba mal hecha y así lo reconocen los tribunales", ha afirmado Chamorro, satisfecho por esta ratificación del Supremo.

"Fue una prueba mal hecha por parte de la Administración. Yo, de buena fe, les dije que me hicieran la que correspondía según la legislación vigente y eso me obligó a denunciar para que no me siguieran matando más animales", ha apostillado.

Concluido este proceso se abre ahora otro encaminado a ver la responsabilidad de la Administración no solo por las cabras muertas sino por el lucro cesante y las consecuencias que ello ha supuesto para este ganadero, afirma tajante Chamorro tras explicar que esto se hará en base a la peritación realizada y presentada ya.

"Han sido cinco años de lucha que tanto moral como económicamente han sido una ruina", ha manifestado Chamorro, quien ha asegurado que ha sido precisamente su empeño en defender sus derechos lo que ha evitado que le sacrificaran todo el rebaño.

"Querían seguir matándome cabras y yo me negué a ello", ha precisado este ganadero de Majaelrayo convencido de que "con esta decisión no se reconoce solo un derecho mío sino de todos los ganaderos de España que están sufriendo este tipo de pruebas", ha concluido.