Vecinos de Selaya se acercaron a las instalaciones de los bomberos "preocupados" porque oían maullar al animal y no le podían sacar de entre las piezas del motor del coche en el que se encontraba.

Los efectivos se desplazaron al lugar y lograron liberar al gato, que estaba en el bastidor.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.