Asesinato
Imágenes de una cámara de seguridad que captaron el asesinato de la periodista Lyra McKee en Londonderry, Irlanda del Norte. EFE

La Policía de Irlanda del Norte ha puesto en libertad sin cargos este domingo a dos hombres de 18 y 19 años que fueron arrestados el sábado en relación con el asesinato de la periodista Lyra McKee durante los disturbios del pasado jueves en la localidad de Derry/Londonderry.

Los sospechoso detenidos al amparo de la Ley de Terrorismo no pueden ser puestos en libertad bajo fianza, según han recordado medios norirlandeses que informan además de los preparativos para el funeral de McKee, que tendrá lugar en la Catedral de Santa Ana el próximo miércoles a las 13.00 horas.

Se espera que cientos de personas participen en el funeral y acomañen los restos de McKee hasta el Cementerio de Carnmoney Cemetery, en Co Antrim.

Las imágenes captadas por testigos en el momento del ataque muestran a un hombre enmascarado en el momento de disparar un tiro a la cabeza de McKee, que se encontraba junto a un vehículo policial en medio de los disturbios entre manifestantes nacionalistas irlandeses y policías.

Mientras, la página de donaciones JustGiving ha recibido ya más de 3.000 libras para entregar a la familia de la periodista. "Esta joven mujer valiente, inteligente e inocente no debería haber muerto aquí. Por favor, muestra tu apoyo y dona. Su familia debe odiar Derry y a todo el que viva aquí. Demostrémosles que no lo hicieron en nuestro nombre", explica el mensaje de la página de donaciones.

Los Acuerdos de Viernes Santo de 1998 pusieron fin en buena medida a tres décadas de violencia en Irlanda del Norte entre protestantes, que querían permanecer en Reino Unido, y católicos, partidarios de la unificación con Irlanda, pero ha seguido habiendo actos de violencia esporádicos.

Los grupos escindidos del Ejército Republicano Irlandés (IRA) han perpetrado ataques contra policías y miembros de las fuerzas de seguridad en los últimos años. En 2012, un funcionario de prisiones norirlandés murió en un tiroteo en una carretera atribuido a estos grupos, el primer asesinato de este tipo desde 1993.

La Policía ha apuntado al Nuevo IRA como posible responsable de la muerte de la periodista. Este grupo nació en 2012 después de que tres de las cuatro milicias nacionalistas de relevancia en Irlanda del Norte decidieran unir fuerzas.