El Ministerio Fiscal sostiene que en un momento no precisado comprendido entre el 15 de junio y la madrugada del 6 de julio de 2017, el acusado, no se sabe si solo o en compañía de otros individuos, accedió al interior de una casa unifamiliar en Los Pontones, Mieres, propiedad de una de las víctimas y de su ex marido, que había constituido como vivienda habitual hasta hacía pocos meses y a la que en aquel momento acudía de forma ocasional.

Según el relato de los hechos del Ministerio Público, el acceso lo efectuó doblando la cerradura de una de las puertas de la casa. En el interior del inmueble se apoderó de numerosos efectos, entre ellos, joyas, ventanas de aluminio de distintas estancias (un total de 11); 8 radiadores pequeños y 1 grande; grifería completa de un baño; los tiradores metálicos de las puertas de todas las estancias de la casa, así como los tiradores de los muebles de cocina; y todas las tuberías de cobre y cable eléctrico que se encontraban a la vista. Asimismo rompió una caldera de gasoil, apoderándose de las piezas de su interior.

En días posteriores se detectó la venta de gran parte de las joyas sustraídas, realizadas por el acusado en varios establecimientos de compraventa. Los efectos sustraídos fueron tasados en 4.326,13 euros (de los que habría que descontar 630, correspondientes al valor de los efectos que pudieron ser recuperados). Los desperfectos materiales causados fueron tasados en 1.882 euros.

Además, la Fiscalía también señala que en hora no precisada de la madrugada del 6 de julio de 2017, el acusado, no se sabe si solo o en unión de otras personas no identificadas, entró en otra vivienda de Los Pontones, Mieres, contigua a la otra. Este domicilio constituye la residencia habitual de otra víctima y de su esposo. Para acceder "violentó la puerta principal de acceso de la casa". "Una vez en el interior se apoderó de varios efectos, tasados 885 euros y causó, además, un buen número de desperfectos materiales, tasados en 4.360,82 euros", añade.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito continuado de robo con fuerza en las cosas en casa habitada y solicita que se condene al acusado a 5 años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, pago de las costas procesales y abono de las correspondientes indemnizaciones a los perjudicados, más los intereses legales.

Consulta aquí más noticias de Asturias.