María Magdalena
'Aparición de Jesús a María Magdalena', obra de Alexander Ivanov. WIKIPEDIA

Cristianos de todo el mundo celebran este domingo la Pascua de Resurrección. Se trata de una de las más señaladas fechas en el calendario cristiano: Cristo resucita de su muerte y a partir de entonces, sus apóstoles se dedican a difundir su palabra por todo el mundo. Pero esta es la versión de la Biblia. Existen otros textos que relatan una historia diferente. Uno de ellos es el llamado evangelio de María Magdalena.

Según los expertos, el evangelio de María Magdalena (también conocido como evangelio de María, a secas), fue escrito en el siglo II. Es uno de los evangelios apócrifos, es decir, es uno de los que quedaron fuera de la Biblia cuando la Iglesia estableció el canon de las Sagradas Escrituras. Explica en un reportaje la BBC que de él se conservan dos fragmentos: dos ediciones en griego del siglo III y una en copto, del siglo V, hallada en un bazar de El Cairo en 1896.

Lo revolucionario de este evangelio es que reinterpreta de manera radical las enseñanzas de Jesús, y que es el "argumento más directo y convincente en cualquier escrito cristiano primitivo sobre la legitimidad del liderazgo de las mujeres", dice a BBC Karen King, historiadora e investigadora, que ha traducido los textos.

En este texto, se narran hechos ocurridos después de la Resurrección. Los apóstoles tienen miedo a difundir su palabra por miedo a morir como él, pero es María Magdalena la que los anima y la que les cuenta enseñanzas de Jesús. San Pedro llega a pedirle que les cuente las cosas que Jesús, que se le ha aparecido, le ha dicho. De hecho, en el texto se sobreentiende que Pedro ve en María Magdalena una rival para liderar la futura iglesia.

A finales del siglo IV, se eligieron los evangelios de San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan como parte integral de los textos del Nuevo Testamento, quedando fuera los demás, que a partir de entonces se conocerían como evangelios apócrifos.