Adele
Imagen de archivo de Adele junto a su exmarido, Simon Konecki. GTRES

Este viernes, los representantes de la cantante británica Adele confirmaban que la artista se separa de Simon Konecki, su pareja durante siete años y padre de su hijo Angelo. Pero más allá del trastorno familiar que pueda causar, el divorcio lleva aparejado un posible acuerdo multimillonario.

Según The Sun, la pareja, que se casó en 2016, no firmó ningún acuerdo prematrimonial, por lo que Konecki, nacido en Estados Unidos, tendrá derecho a la mitad de la fortuna de la cantante, que se estima en 150 millones de libras esterlinas, es decir, unos 173 millones de euros. En otras palabras, el divorcio le costará a Adele 86,5 millones de euros, que se llevará Konecki.

La prensa inglesa ha adelantado que Adele vendió el pasado mes de febrero una de sus casas en Sussex (Reino Unido), valorada en 3 millones de libras (3,5 millones de euros) y que en enero, una casa de la cantante londinense en Los Ángeles (valorada en más de medio millón de euros) ha pasado a ser propiedad de Konecki.

Además, Adele tiene una mansión de 8,4 millones de euros en Beverly Hills (California) y una mansión de 8,5 millones de euros en el exclusivo barrio londinense de Kensington, más un piso de 1,7 millones de euros en el sur de la capital británica.

Y es que a pesar de que no fue hasta este viernes cuando se oficializó la ruptura, la pareja podría llevar separada desde Navidad, según la prensa inglesa.