Jaén.- La jueza de violencia sobre la mujer advierte del incremento de adolescentes víctimas de violencia de género
Jaén.- La jueza de violencia sobre la mujer advierte del incremento de adolescentes víctimas de violencia de género ISABEL MORENO ALMAGRO

"Por experiencia puedo decir que un juez o una jueza no puede asumir tanta carga de trabajo", ha dicho Moreno en una entrevista a Europa Press. Por eso, en una materia tan sensible como la violencia de género se requiere órganos especializados cuya acción llegue al último rincón de toda la provincia.

Sobre medios materiales y humanos, Moreno ha defendido una mayor dotación presupuestaria para que haya un más policías de protección encargados de observar y garantizar el cumplimiento de las resoluciones judiciales ya que ello redunda en la seguridad de las mujeres víctimas de violencia de género.

En el día a día de su juzgado ha advertido del incremento de adolescentes víctimas de violencia de género en un juzgado como el suyo especializado en este materia y único al ofrecer a las mujeres una atención individualizada y especializada, apoyada desde la misma sede judicial con una oficina del Servicio de Atención a las Víctimas (SAVA) y una unidad de valoración integral de violencia de género del Instituto de Medicina Legal (IML) de Jaén.

Durante el pasado año fueron alrededor de 900 asuntos los que se trataron por este juzgado especializado. La tendencia, según su magistrada, es que "se denuncia más porque va habiendo una mayor concienciación" sobre este problema que en el conjunto del país, desde el año 2003 se ha llevado por delante la vida de casi un millar de mujeres que han muerto asesinadas por sus parejas o exparejas sentimentales.

"Está habiendo un elevado número de víctimas muy jóvenes, de 16, 17, incluso de 15 años", ha indicado Moreno. El problema no es algo en lo que destaque negativamente la provincia. Los últimos estudios realizados en la materia ya apuntan a que una de cada tres adolescentes es víctima de violencia de género.

Después de tres años al frente del juzgado de violencia de género, Isabel María Moreno, conoce perfectamente el rostro de un problema que supone "una grave vulneración de los derechos humanos" cuyo verdadero origen y al que hay que "combatir" está en "la desigualdad y la discriminación". La receta para enfrentar a esta realidad pasa, según Moreno, por "información, formación y educación", tres pilares que hay que trabajar.

"Tenemos que educar a nuestras generaciones futuras en valores de igualdad y género, creo que ese es el objetivo prioritario, la prevención desde las edades tempranas para asegurar una educación en valores de igualdad y de género", ha incidido Moreno.

Las ventajas de este modelo de juzgado en Jaén, único en Andalucía, son "un apoyo inmediato" a la víctima una vez que es llamada a declarar en sede judicial ya que permanece en una sala diferenciada sin ningún tipo de contacto con el presunto agresor, y recibe desde el primer momento la asistencia de una psicóloga, de una jurista para "acompañarla en el paso que va a dar".

Moreno defiende que en materia de normativa, se cuenta con "buenas leyes, tanto a nivel estatal como autonómico". Para esta magistrada habría que incidir en otras reformas legislativas estatales como

ampliar el concepto de víctima de violencia de género para adaptarla al convenio de Estambul o modificar leyes como educación, publicidad.

FORMACIÓN

En opinión de Moreno, aunque ha habido avances sigue haciendo falta "una formación específica, especializada y permanente del personal de la Junta de Andalucía que trabajan en materia de violencia así como todos los jueces y juezas, fiscales, en definitiva de todos los operadores jurídicos". Ha añadido que es "preciso incorporar a la actuación judicial el enfoque de género y eso se consigue mediante una adecuada y completa formación inicial y continuada".

Ha insistido en que sigue habiendo desconocimiento en la sociedad sobre la violencia de género, un tipo de violencia que es "instrumental e ideológica". Se trata de una violencia donde "no hay un perfil de mujer maltratada ni de maltratador, se da en todas las sociedades del mundo sin distinción de posición económica, raza o cultura".

La violencia de género presenta características diferentes que la diferencia del resto de

violencias por su origen, desarrollo y consecuencias. Es una violencia instrumental que persigue la anulación de la mujer o ejercer esa posición de dominio y superioridad, y por su desarrollo es continuada.

Por eso, defiende Moreno que "la Ley de la violencia de género no ataca a todos los hombres, ataca a los maltratadores". Por hacer un símil, la jueza apunta que "es igual que las leyes antirracistas" porque "no se ataca por ser de una determinada raza, se ataca a los racistas".

DENUNCIAS FALSAS

La magistrada se suma también a aquellas voces que abogan por la derogación del artículo 416 del Código Penal, aquel que prevé la dispensa legal de la víctima a no declarar cuando la persona denunciada es su pareja o expareja.

"En otros delitos no se exige y sin embargo, en este tipo de delitos cuando a la víctima se le hace esa dispensa a no declarar, no es un derecho de ella es un privilegio para el investigado porque da lugar a que no podamos en determinadas ocasiones seguir con la instrucción o investigación de la causa y puede dar lugar a sobreseimientos de forma anticipada, archivos anticipados, porque nos quedamos sin prueba", ha dicho Moreno.

También, Moreno ha tenido palabras para ocuparse de las denuncias falsas en materia de violencia de género. En tres años como máxima responsable del juzgado de violencia de género en Jaén sólo ha detectado un caso de inexistencia de hecho denunciado, es decir, de inventarse un hecho delictivo y como está establecido se dedujo el correspondiente testimonio por denuncia falsa.

Ha subrayado que es necesario "saber diferenciar lo que es un sobreseimiento provisional por falta de pruebas" y que no quiere decir que sea una denuncia falsa. Hay que diferenciar "la falta de pruebas con la inexistencia de hecho delictivo".

Además, desde 2009 sólo hay un 0,078 por ciento de condenas por denuncia falsa en materia de violencia de género frente a 1.222.172 denuncias interpuestas desde ese mismo año. Con datos sobre la mesa, Moreno también se ha referido a la cuestión de si los maltratadores pueden ser buenos padres. En este sentido y basándose en un estudio científico, subraya que "un maltratador no puede ser un buen padre".

MENSAJE EN POSITIVO

Con una visión exacta sobre cómo funciona el juzgado, Moreno insiste en que "a la víctima hay que trasladarle que debe confiar más en la justicia" y además, llevar a cabo "buenas reformas legislativas

para que todo quede atado" y así "evitar márgenes de actuación" que acaben perjudicando a las mujeres.

"Creo que hay que trasladar a la víctima que debe confiar en la justicia porque estamos trabajando muy seriamente en el ámbito de la protección a la víctima", ha insistido Moreno, al tiempo que ha destacado que hay "un abanico muy amplio" de medidas de protección y en el juzgado se lleva a cabo "un análisis individualizado de cada víctima" para asegurar las más indicadas en cada caso.

En el tema de violencia de género, Moreno también ha respaldado una de las conclusiones abordadas en unas jornadas nacionales de presidentes de audiencia en España donde se ha planteado la necesidad de crear la figura del 'juez portavoz o divulgador' para explicar la ciudadanía las decisiones judiciales con el fin de fortalecer la confianza en la Administración de Justicia.

Consulta aquí más noticias de Jaén.