Málaga.- La UMA colabora en un proyecto europeo para combatir el envejecimiento con cuidadores profesionales
Málaga.- La UMA colabora en un proyecto europeo para combatir el envejecimiento con cuidadores profesionales UMA

"Este trabajo es muy difícil de ser sustituidos por robots, por ejemplo; es muy difícil de automatizar el trabajo, requiere una preparación específica de cómo cuidar a estas personas, cómo tratarlas; requiere una preparación anémica y emocional muy importante, además de técnica y profesional", ha explicado a Europa Press la coordinadora del proyecto en la UMA, la profesora Ana María Castillo.

La académica ha resaltado la necesidad de este trabajo debido a que "la pirámide de población en Europa se está convirtiendo en una embudo". Esa es una de las conclusiones a las que han llegado los expertos del proyecto en la reunión que mantuvieron los pasados días 10 y 11 de abril en la Facultad de Educación de la UMA.

"Lo que hemos estado haciendo es estudiando la situación tanto de la evolución de la población como del Estado de la cuestión en cuanto a la oferta formativa que hay de cuidadores y demás" en los países implicados, así como han analizado el informe de situación de cada uno sobre los cuidados.

Unida a la necesidad "muy alta" de cuidadores especializados se ha llegado a la conclusión de que "no hay población local suficiente como para atenderlos. La oferta formativa que hay está más bien enfocada para preparar a personas que cuiden en residencias, hospitales o centros sanitarios, pero no en el cuidado a domicilio o privado y ahí el cuidado es muy informal y por tanto con poca preparación", ha precisado Castillo.

Por estos motivos ha resaltado el papel que jugarán la inmigración y la cualificación en este reto. "El objetivo de este proyecto sobre todo es crear una oferta formativa, un currículo formativo para poder acreditar a personas que puedan prestar ese tipo de trabajo y que de esa manera incluso puedan obtener la posibilidad de permiso de trabajo en Europa", ha precisado al respecto.

"Está muy enfocado también a atraer población joven inmigrante pero que vengan preparados", ya que "hay un informe terrible de la OIT el año pasado que vincula la calidad del trabajo con la calidad de la formación, es decir, que cuando el cuidador no está bien formado el cuidado que se da no es un cuidado de calidad", ha indicado la académica.

En este sentido, ha añadido que el informe revela que "hay un porcentaje muy alto de casos de abuso sobre personas dependientes, que es cuando se trata de personas con enfermedades como la demencia, el alzheimer o ya un dolor físico, muy importante", una situación que no es "anecdótica, ocurre en casi todos los países".

Por estos motivos, el perfil del cuidador sería el de alguien con "una empatía y una capacidad de sacrificio importante, pero por otra parte también requiere que no puedes identificarte con la víctima, tienes que tener suficiente distancia y al mismo tiempo capacidad de comprensión de requerir un equilibrio psicológico", aptitudes que se encuentran en los policías, médicos y asistentes de víctimas de violencia de género, ha ejemplificado.

También han observado que "a parte de la preparación emocional es que la economía de plata, ligada a la tercera edad, se va a desarrollar mucho en todo lo que son dispositivos digitales, desde por ejemplo el médico a través de Internet o la vigilancia o el seguimiento de personas a través de la domótica, de aparatos que faciliten la vida que ayude por ejemplo a mover o a cuidar o a monitorizar a personas que están en situación de inmovilidad".

"Todo esto va a requerir muchas habilidades digitales, es decir, la población que trabaje en estas cosas va a tener no solo que cuidar de estas personas sino que va a tener que estar muy familiarizada con programas y dispositivos de este tipo", ha señalado al respecto.

Así, ha apuntado que ahora tratan de "elaborar un tipo de formación que responda a esas necesidades de formación técnica, emocional y digital". "En eso es en lo que estamos ahora, pasaremos en la siguiente etapa ya a diseñar el paquete curricular", ha aclarado.

CASOS DE REINO UNIDO Y ESPAÑA

Tras la reunión que han mantenido en la UMA, la siguiente parada será en la Universidad de Standforshire, en Reino Unido, donde comenzarán a diseñar ese tipo de currículo. Precisamente, este país ha creado una "cartera de Estado de la soledad", ha indicado Castillo.

"En Reino Unido la situación es muy diversa porque cada uno de los estados que conforman el Reino Unido, es decir, Gales, Escocia, Inglaterra e Irlanda del Norte, tiene un sistema diferente, está muy descentralizado", ha explicado.

Así, dependiendo de la región, la atención puede ser gratuita en algunos o semiprivatizada en otros, ha detallado. "Uno de los problemas que tienen es digamos la brecha de desigualdad en este tema", ha añadido.

"El Brexit va a complicar mucho si se produce la atracción de personas, porque además un porcentaje muy alto de Reino Unido, más del diez por ciento de la población que atiende a personas mayores y dependientes, son o personal comunitario o extracomunitario y si esas personas encuentran dificultades para seguir entrando en el país, cada vez van a tener más problemas", ha advertido.

Al igual que ocurre en Reino Unido, en España también se produce una situación "paradigmática", ya que "es el país de Europa que más rápido envejece: la esperanza de vida que sube más, una de las más altas del mundo, pero al mismo tiempo tenemos una de las natalidades más bajas", ha observado la profesora.

Además, España "es un país que atrae a personas de mayor edad a venir aquí a pasar sus últimos años", lo que se une a que "tenemos un sistema de dependencia bastante regulado está poco desarrollado y poco dotado de fondos", ha precisado.

"Necesitamos también avanzar mucho en ese terreno, porque somos digamos un poco el país donde la muestra de lo que va a pasar, como el laboratorio donde digamos está pasando claramente. Es una muestra de los retos que tiene este problema", ha señalado.

En España la inmigración ya jugó un papel importante en el cuidado de las personas mayores, ya que desde el año 2000 los extranjeros que han llegado al país han ido a trabajar mayormente a los sectores de "la construcción, el servicio doméstico y sobre todo al cuidado de personas", ha recordado Castillo.

"Pero claro, ha sido una inmigración digamos no enfocada específicamente a eso. Ha venido con una necesidad pero estaban dispuestas a hacer cualquier tipo de trabajo y se han encontrado conque tenían que hacer eso, pero no tenían la preparación", ha explicado, por lo que el proyecto busca "tratar de canalizar que esa demanda de inmigración venga a responder una necesidad real pero que venga también con la cualificación apropiada".

Por último, ha advertido de que el envejecimiento de la población "es un problema que conforme vamos avanzando en su estudio nos damos cuenta de que es más complejo de lo que pensábamos en un principio".

Consulta aquí más noticias de Málaga.