Al menos 310 personas murieron y 500 resultaron heridas este Domingo de Pascua en Sri Lanka, en una serie de explosiones simultáneas en tres iglesias —donde numerosos fieles celebraban una de las grandes festividades cristianas—, tres hoteles, un barrio residencial y las inmediaciones de un zoo. El Gobierno de Sri Lanka confirmó que la mayoría de los ataques fueron llevados a cabo por terroristas suicidas y ha anunciado además la detención de 24 sospechosos relacionados con los atentados.

A primera hora de la mañana del domingo tuvo lugar una cadena de seis atentados con bomba, ocurridos en un lapso de media hora, contra tres iglesias del país y tres hoteles de cinco estrellas en la capital, Colombo. Posteriormente ocurrieron otras dos explosiones en un complejo residencial en la capital y en un pequeño hotel junto a un zoo en Dehiwela, cerca de Colombo.

Más de un centenar de personas murieron solo en una explosión, la ocurrida en la iglesia de San Sebastián, en la ciudad de Negombo, al norte de la capital. Otra treintena fallecieron en la explosión de la iglesia de Sión, en Batticaloa (provincia oriental del país). La tercera detonación ocurrió en la iglesia de San Antonio, en el distrito de Kotahena, en la capital, y dejó al menos medio centenar de fallecidos.

Los tres hoteles afectados son el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La, todos ellos en Colombo, y todos de categoría cinco estrellas. Este domingo no se habían dado a conocer aún cifras de víctimas en estos tres atentados.

La séptima detonación, en la que hubo dos policías fallecidos, se registró cuatro horas más tarde en un pequeño hotel situado a unos 100 metros del zoo de Dehiwala, un suburbio ubicado a una decena de kilómetros al sur del centro de Colombo, en tanto que la octava tuvo lugar poco después en un complejo de viviendas en la zona de Dermatagoda, también en la capital. En esta última murieron otros tres policías que investigaban los atentados contra los hoteles y que habían perseguido a un sospechoso hasta una casa donde fue detonado el explosivo.

"Las explosiones en Dehiwala y Dematagoda parecen haber sido causadas por los que huyen de la justicia", afirmó el ministro para las Reformas Económicas y la Distribución Pública, Harsha de Silva, en lo que pareció un alusión a los autores de los ataques.

Ningún grupo ha asumido la responsabilidad de los ataques, aunque desde el Gobierno se aseguró que "los culpables han sido identificados", según dijo el ministro de Defensa, Ruwan Wijewardene, quien añadió en una breve rueda de prensa que tomarán "medidas contra cualquier grupo extremista que esté operando" en Sri Lanka.

Al menos 31 extranjeros se encuentran entre los fallecidos y treinta más hospitalizados. Entre las víctimas hay dos jóvenes gallegos y nacionales de Bélgica, Dinamarca, Estados Unidos, China y Reino Unido.

"Escenas horribles. He visto miembros amputados esparcidos por todos lados. Equipos de emergencia están desplegados en su totalidad en todos los puntos. (...) Hemos llevado muchas víctimas al hospital, esperamos haber salvado muchas vidas", relató en Twitter el ministro de Sri Lanka para las Reformas Económicas y la Distribución Pública, Harsha de Silva, tras visitar varios de los lugares atacados.

Este lunes, el gobierno reconoció que el modus operandi fue suicida, que varios atacantes se inmolaron en los atentados. "La mayoría fueron ataques suicidas. En base a eso estamos llevando a cabo redadas y arrestos y también se han identificado y realizado redadas en sus lugares de entrenamiento", dijo en una rueda de prensa en Colombo el ministro de Salud, Rajtha Senraratne.

También adelantó que las investigaciones apuntan a que los devastadores ataques pudieron ser planificados con la ayuda de una red internacional, teniendo en cuenta el entrenamiento de los atacantes, y el uso de explosivos de tal magnitud.

"No creemos que una organización pequeña de este país pueda hacer todo esto. Estamos investigando el apoyo internacional y otros vínculos", dijo el ministro, al tiempo que se preguntó: "¿Cómo se formaron los atacantes suicidas? ¿Cómo se produjeron bombas como esas?".

Este lunes, además, la Policía explosionaba de manera controlada una furgoneta cerca de una de las iglesias atacadas, y encontraba en la principal estación de autobuses hasta 87 detonadores de bombas, según ga informado Reuters.

EE UU advierte de más ataques

La embajada de Estados Unidos en Colombo ha advertido además de que "grupos terroristas" continúan preparando ataques en Sri Lanka después de una serie de explosiones en cadena durante el Domingo de Resurrección en iglesias y hoteles, donde según el último balance de víctimas hoy causaron 310 muertos y 500 heridos.

"Los grupos terroristas continúan tramando posibles ataques en Sri Lanka. Los terroristas podrían atacar con poca o ninguna advertencia (...) áreas públicas", indicó el Departamento de Estado a través de la sede diplomática estadounidense en el país insular.

La embajada estadounidense señala como posibles objetivos de estos ataques espacios turísticos, centros de transporte, mercados, centros comerciales, instalaciones del gobierno, hoteles, clubes, restaurantes, lugares de culto, parques, eventos deportivos y culturales importantes, instituciones educativas, y aeropuertos.

Estado de emergencia

Las autoridades de Sri Lanka declararon el estado de emergencia en el país y un toque de queda que se mantuvo hasta este lunes por la mañana. Asimismo, el Gobierno anunció un "apagón" de las redes sociales y servicios de mensajería en todo el país, con efecto inmediato.

Los ataques contra minorías religiosas en la isla se han venido repitiendo en el pasado, los últimos de relevancia en 2018, cuando el Gobierno tuvo que declarar el estado de emergencia después de que se produjeran enfrentamientos entre musulmanes y cingaleses budistas con dos muertos y decenas de detenidos.

Sin embargo, atentados de esta magnitud no habían tenido lugar en Sri Lanka desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno, un conflicto que duró 26 años y finalizó en 2009, y que dejó según datos de la ONU más de 40.000 civiles muertos.

En Sri Lanka la población cristiana representa el 7%, mientras que los budistas son cerca del 70%, los hinduistas son el 15% y los musulmanes el 11%.

Españoles en Sri Lanka

Personal diplomático de la embajada de España en Nueva Delhi se desplazó a Sri Lanka para tratar de contactar con los 92 españoles residentes registrados en ese país. "La cónsul honoraria en Colombo está ya en contacto con las autoridades locales", indicó un comunicado difundido por la Oficina de Información Diplomática (OID) del Ministerio de Exteriores.

Los diplomáticos españoles viajaron a la capital comercial de Sri Lanka "para realizar las indagaciones necesarias respecto de posibles afectados y atención a españoles", añade la nota. El Gobierno de España expresó en el mismo comunicado "su más firme condena" por los atentados.

Asimismo, transmitió "sus sinceras condolencias a las familias de las víctimas así como al pueblo y al gobierno de Sri Lanka, junto con el deseo de una pronta recuperación de los heridos".

Atentados contra lugares de culto en el mundo

Entre los ataques más mortíferos contra lugares de culto perpetrados en los últimos cinco años figuran los siguientes:

  • 30 enero 2015. 58 muertos por la explosión de una bomba en un templo chií al sur de Pakistán.
  • 19 marzo 2015. 154 muertos y 150 heridos en dos dobles atentados suicidas contra dos mezquitas chiíes en Saná, Yemen.
  • 26 junio 2015. Un atentado contra una mezquita chíi en Kuwait se cobra la vida de 35 personas.
  • 16 septiembre 2016. 36 muertos en un atentado suicida en una mezquita al norte de Pakistán.
  • 12 noviembre 2016. 52 muertos en un atentado del Estado Islámico contra un templo sufí en Baluchistán (Pakistán).
  • 21 noviembre 2016. 30 muertos en un atentado del EI contra la minoría chií en una mezquita en Kabul (Afganistán).
  • 16 febrero 2017. 83 muertos en un atentado en un templo sufí en Sindh, Pakistán.
  • 9 abril 2017. Sendos atentados con bomba contra dos iglesias coptas de Tanta y Alejandría, en Egipto, causan la muerte de 46 personas y heridas a más de un centenar. El Estado Islámico se atribuyó los ataques.
  • 20 octubre 2017. 56 muertos en un atentado suicida contra una mezquita chií en Kabul, Afganistán.
  • 24 noviembre 2017. Al menos 310 muertos en un atentado contra una mezquita sufí en el norte de la península egipcia del Sinaí.
  • 3 agosto 2018. Al menos 35 muertos en un ataque suicida en una mezquita chií en Afganistán.
  • 15 marzo 2019. Un supremacista blanco, Brenton Tarrant, australiano de 28 años, irrumpe con un arma semiautomática en dos mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda, y causa 50 muertos y otros tantos heridos.