Temporal en la Comunidad Valenciana
Varias personas observan los daños causados en la Playa Cala Bosque, La Zenia, Orihuela tras las fuertes lluvias registradas. EFE

La borrasca atlántica que llegó el miércoles por la tarde por el oeste peninsular continuará marcando el tiempo en muchas zonas de la Península y Baleares hasta el lunes, día en que terminará la Semana Santa, puesto que nubes, lluvias, temperaturas frescas y rachas de viento fuerte seguirán en amplios lugares, sobre todo en el este peninsular.

La predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) indica que la mayor inestabilidad de este domingo se producirá en la mitad este peninsular, Baleares, el área del Estrecho y Melilla, donde habrá precipitaciones que podrán ser localmente fuertes y con tormentas en el área mediterránea, y, además, ser persistentes en puntos del sureste peninsular.

Las lluvias serán poco probables en la mitad occidental peninsular y afectarán seguramente solo de forma ocasional a zonas de montaña.

Bajan las temperaturas en el norte

En cuanto a las temperaturas, se espera que este domingo desciendan de forma acusada en la mitad norte después de haber alcanzado este sábado los 30 grados en localidades como Ponteareas (Pontevedra) y otros punto de Ourense. Además, soplarán intervalos de viento fuerte en el área mediterránea y podría llover débilmente en el norte de Canarias.

El lunes llega otro frente por Galicia

Por otro lado, este lunes se mantendrá la inestabilidad en el área mediterránea, si bien se desplazará algo hacia el norte con respecto al domingo.

Este lunes se esperan precipitaciones localmente fuertes, tormentas e intervalos fuertes de viento en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares. Las lluvias serán persistentes en Valencia y Alicante.

Por la tarde, un frente atlántico comenzará a afectar a Galicia y dejará precipitaciones que se extenderán al final del día al resto del tercio occidental peninsular. En el resto de la península persiste la probabilidad de chubascos dispersos. Las temperaturas subirán en el sureste y el norte peninsular, Balares y Canarias.

Récord de lluvia

Por otra parte, en esta Semana Santa ya se han producido nuevos récords históricos de lluvia en abril que no se registraban en el este peninsular desde 1939.

Los datos de los observatorios de la Aemet indican que este Viernes Santo se batió la efeméride más antigua de lluvia en un día de abril, puesto que en Alicante se recogieron 46,8 litros por metro cuadrado, cuando el récord anterior estaba en 42,7 litros por metro cuadrado caídos el 19 de abril de 1946 y la serie histórica de ese lugar comenzó en 1939.

Además, este Viernes Santo hubo otros tres nuevos registros históricos de precipitación máxima caída en un día de abril: 63,6 litros por metro cuadrado en la Base Aérea de Albacete (el anterior récord eran 50,6 litros del 29 de abril de 1980 y la recogida de datos se inició en 1940); 98,9 litros en el Aeropuerto de Alicante-Elche (38,0 el 15 de abril de 2004, con la serie histórica desde 1967), y 61,0 litros en Albacete (41,6 el 8 de abril de 1990, con 1983 como año de inicio del registro histórico).

Por tanto, de este Viernes Santo ha llamado la atención tanto que fue el día más lluvioso nunca registrado en Alicante desde 1939 y en la Base Aérea de Albacete de 1940, así como que en el Aeropuerto de Alicante-Elche llovió casi el triple que el anterior récord.

Pero las efemérides no solo se produjeron este viernes, sino que comenzaron el Jueves Santo, día en que las lluvias se generalizaron en toda la península.

Así, este Jueves Santo fue el día más lluvioso de abril en el Aeropuerto de Valencia, con 49,6 litros por metro cuadrado (48,3 el 18 de abril de 1982, con datos desde 1966); Teruel, con 53,8 litros (50,7 el 1 de abril de 2007, con 1986 como año de inicio), y el municipio turolense de Calamocha, con 55,6 litros (52,6 el 11 de abril de 2018, con 1993 como comienzo del registro histórico).

Además, este jueves resultó ser el día más ventoso jamás registrado en Fuenterrabía (Guipúzcoa), ya que hubo rachas huracanadas de viento de 140 km/h, cuando el anterior récord eran 108 km/h medidos el 9 de abril de 1970, con 1956 como año en que comenzó la recogida de datos meteorológicos en esa estación.