La Audiencia Provincial de La Rioja condena a 7 años de cárcel a un hombre que abusó sexualmente de un discapacitado
La Audiencia Provincial de La Rioja condena a 7 años de cárcel a un hombre que abusó sexualmente de un discapacitado EUROPA PRESS - Archivo

El juicio tiene prevista su fecha de celebración para el próximo martes, 23 de abril, en el Audiencia Provincial de Logroño. Según el escrito de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, el acusado cuenta con hasta cuatro sentencias previas, por resistencia a agentes de la autoridad -en tres ocasiones- y daños.

De acuerdo con el fiscal, el acusado "desde hace años y últimamente con mucha frecuencia, ha insultado, amedrentado y golpeado a sus padres, en todo momento y por los más fútiles motivos".

Añade que el hombre "se jacta de tener una ideología de extrema izquierda o antisistema, que ha propiciado constantes enfrentamientos con la Policía, se ha enfrentado constantemente ante quienes considera ostentan el título del orden y la autoridad".

"Esto conlleva que, como más próximos e indefensos ante sus embates, haya combatido, de palabra y de obra, a sus padres, quienes primariamente encarnan a sus ojos esa autoridad", indica el escrito.

Explica, igualmente, el fiscal que el acusado "se ha aprovechado de que su padre, siendo ya muy mayor, regenta aún una pequeña empresa familiar", por lo que percibe una nómina de este negocio "aunque no realice prestación laboral alguna, ello le hace creer que tiene derecho a recibir todavía más dinero, que exige constantemente a sus padres".

"El acusado -detalla- mortifica habitualmente a sus padres, quienes le adoptaron cuando contaba apenas unas horas de vida, reprochándoles que quisieran hacer una obra de caridad, cuando, en realidad, dice el acusado, eran unas personas falsas o mentirosas".

De este modo, a su padre, "le ha dirigido constantes improperios", como "hijo de puta; tu padre, también hijo de puta; tu padre, carlista" o "fascista", así como continuos reproches por ir a misa. A su madre, "le ha atemorizado con anunciarle su inmimente muerte, causada por el acusado", con frases como "que te meto una hostia, te voy a degollar".

También señala que "en ocasiones, y cada vez con mayor frecuencia, el acusado ha empujado o golpeado a su padre"; ha roto "adrede" enseres del mobiliario del domicilio; y ha amenazado a su padre con un extintor.

Además, "en cuatro o cinco ocasiones" ha retenido a ambos progenitores en su domicilio "diciéndoles que no iban a moverse de casa si no le daban dinero, por lo que, al cabo de un tiempo, le entregaban cantidades que rondaban los 150 euros".

En cuanto a los hechos concretos que son objeto de este juicio, se relata en el escrito que en la tarde del 7 de abril de 2018, cuando el padre del acusado trató de salir de su casa, el acusado le agarró, causando un forcejeo, en el que ambos cayeron al suelo.

Como consecuencia, el padre se golpeó con el rodapié, lo que le ocasionó una brecha, por la que le tuvieron que dar ocho puntos de sutura. Mientras, su madre dijo que iba a llamar a la Policía, ante lo que el acusado cogió un cuchillo de la cocina y la amenazó diciendo "como llaméis a la Policía, os acuchillo aquí mismo".

Posteriormente, el día 13 de abril, el acusado se enfadó con su madre porque le había extraviado un paquete de tabaco y le conminó a que se lo buscara. Después de un arrebato de furia, el hombre salió de la casa, tras lo que los padres le siguieron para hablar con él "y poner fin a una situación insostenible", algo que el acusado también les recriminó "por hablar de lo que pasaba en casa delante de otra gente".

Cuando volvió a casa, el acusado siguió toda esta noche amedrentando a sus padres con insultos como "sois unos cabrones, hijos de puta", "te tenía que haber matado y colgado en la plaza del pueblo", "os voy a matar, voy a quemar la casa con vosotros dentro, os voy a cortar el cuello". Incluso llegó a coger dos cuchillos, que colocó en el cuello de sus padres, mientras les decía "os voy a degollar".

Dio "multitud" de golpes a sus padres, incluso llegó a romper un cuadro en la cabeza de su padre y a azotarles con un cinturón, mientras les mantenía encerrados en la casa, sin dejarles salir y sin poder mantener contacto con el exterior o avisar a la Policía, ya que les quitó el teléfono.

Mientras atacaba a sus padres, el acusado se asomaba por momentos a la ventana de la vivienda y gritaba a la calle "Gora ETA, fuera España, fascistas". Finalmente, tras pasar así toda la noche, y aprovechando un descuido del acusado, la madre consiguió al día siguiente salir a la calle, avisar a la Policía y regresar al domicilio con los agentes, que detuvieron al hombre.

Por los hechos ocurridos el día 7 de abril, el padre del acusado sufrió un traumatismo craneoencefálico con herida incisa de 5 centímetros en la región frontoparietal media, que precisó puntos de sutura y de la que le ha quedado cicatriz, mientras que, por los de los días 13 y 14, sufrió una contusión en la rodilla izquierda.

Su madre, mientras tanto, tuvo que ser atendida en un centro médico, con un arañazo en la cara, desde el ojo hasta el ángulo mandibular izquierdo; dos hematomas de cuatro centímetros cada uno en el brazo derecho; y escoriaciones en la cara, hombros y espalda.

El escrito de la Fiscalía continúa apuntando que el acusado "ha sido consumidor de drogas y alcohol", y cita incluso, que comenzó a consumir heroína a los 13 años, además de otras sustancias, como MMa, LSD, TCH o cannabis, y, últimamente, ha estado controlado por el Centro de Dispensación de Metadona.

El médico forense ha diagnosticado que el acusado presenta "un trastorno de larga evolución por consumo de sustancias de abuso, que no afecta a su capacidad invectiva y no anula su capacidad de decidir con libertad respecto a las conductas encaminadas a la obtención de sustancias de abuso o de los medios económicos para procurárselas".

Todo estos hechos, en definitiva, suponen para el fiscal los delitos de maltrato familiar habitual, lesiones causadas en persona especialmente vulnerable, detención ilegal, lesiones leves y amenazas cometidos en la persona de su padre, así como detención ilegal, amenazas y lesiones leves cometidos en la persona de su madre.

Además, concurren las agravantes de parentesco y de abuso de superioridad por la edad avanzada de las víctimas. Por estos delitos, según la Fiscalía, procede imponer penas de 15 años y medio por los delitos cometidos contra su padre y 9 años y medio por los cometidos contra su madre. Igualmente, se le prohíbe acercarse a menos de 100 metros de las víctimas por periodos que van entre dos y ocho años.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.