Según ha detallado el Consistorio en una nota de prensa este sábado, el proyecto contempla la eliminación completa del actual pavimento, fracturado y con pérdida de losas sobre todo por la presión ejercida a lo largo del tiempo por el talud del cauce del arroyo Ranilla.

El Ayuntamiento ha expuesto que "este deterioro dificulta el tránsito peatonal", tanto de los trabajadores como de los usuarios en general del recinto empresarial.

Así pues, tras la eliminación del actual pavimento, se reforzará con zahorra artificial el terreno, bordillos de hormigón y una capa de hormigón rayado, con una ligera pendiente que reduzca la presión del talud.

En aquellas zonas donde radican las grandes torres del tendido eléctrico, que hasta ahora interrumpían el paso peatonal por ese acerado al invadirlo en su totalidad, se realizarán los trabajos necesarios para conseguir una anchura mínima de 1,2 metros que permita el tránsito de las personas y, además, con las garantías de accesibilidad universal.

Una vez adjudicado y formalizado este contrato, las obras tendrán un plazo máximo de ejecución de dos meses. El Ayuntamiento ha hecho hincapié en que la intervención atiende a demandas de la asociación de empresarios de La Negrilla.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.