La mejora de las condiciones meteorológicas ha permitido que las seis hermandades de la Madrugá de la Semana Santa sevillana pudieran salir a culminar sus estaciones de penitencia, lo que fue especialmente celebrado por las decenas de miles de fieles que unas horas antes sufrieron una tormenta de agua y granizo.

Poco después de las 4.00 h salió de su templo la última de las seis cofradías, la del Calvario, antigua hermandad de los mulatos de Sevilla, fundada en 1571.

La posibilidad de chubascos dispersos que recogían los pronósticos no se cumplió, lo que permitió que salieran para recorrer las laberínticas calles del centro de Sevilla las seis hermandades de la Madrugá: la Macarena, el Silencio, el Gran Poder, la Esperanza de Triana, los Gitanos y por último el Calvario. Los recorridos de las hermandades, cada uno con un paso de la Virgen y otro de Jesús, pudieron completarse sin contratiempos.

La falta de lluvia fue la mejor noticia para las decenas de miles de aficionados a la Semana Santa, y en especial a la Madrugá, considerada la jornada estelar de los cortejos religiosos de Sevilla, que completan 72 hermandades, 139 pasos, 84.000 nazarenos y 5.200 costaleros.

El público agradeció en las primeras horas del Viernes Santo la tregua de la intensa lluvia y el granizo que cayó durante tres horas la tarde del jueves, y que provocó unas 300 incidencias en Sevilla, inundaciones en medio centenar de calles y plazas y el cierre de los parques, además de impedir salir a cuatro de las siete hermandades del Jueves Santo.

Medidas de seguridad

Con una previsión de 10 grados centígrados de mínima, las distintas cofradías hicieron su estación de penitencia un día después de que se informara de la detención en Marruecos de un presunto yihadista que vive en Sevilla.

El arrestado, Zouhair el Bouhdidi, un joven de 23 años que estudiaba en la Universidad de Sevilla, tenía intención de cometer un atentado de forma individual, pero el grupo terrorista Estado Islámico le recomendó esperar hasta recibir nuevas instrucciones, según fuentes marroquíes.

Esta Semana Santa se repiten por segundo año las medidas de seguridad para evitar los incidentes que se han registrado desde el año 2000, los últimos de ellos en 2017, cuando distintas avalanchas de público provocaron 17 heridos, un centenar de asistencias médicas y ocho detenidos.

Entre las medidas de seguridad se incluyen innovadoras cámaras de grabación, dispositivos de calor que permiten saber el número de personas que discurren por cada calle y cuáles son los principales movimientos así como luces tenues que en apenas un segundo pueden iluminar con la mayor potencia una calle.

También se han instalado en el centro de Sevilla y en Triana una megafonía que, en caso de necesidad, emite mensajes tranquilizadores a la masa y dispositivos GPS, y se han nombrado encargados de seguridad en las hermandades a la vez que se han elaborado planes de autoprotección.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.