María, en 'First dates'.
María, en su visita a 'First dates'. CUATRO

La principal motivación de los comensales que acuden a First dates es encontrar el amor, excepto para María. La onubense visitó este jueves el restaurante de Cuatro con una clara misión: "Vengarme de un chico con el que estaba tonteando que luego vino al programa", admitió.

María fue recibida por Carlos Sobera que le preguntó el porqué de su visita al restaurante, y la criminóloga le contó lo que le había pasado: "Estaba empezando a conocer a un chico cuando me dijo que le habían llamado del programa. Me prometió que no iba a venir porque quería conocerme y al final vino", recordó. "Eso me dio mucho coraje y al verlo me apuntaron mis amigas a First dates. Que sepa que estoy abierta a conocer a otra persona que merezca más la pena que él y que sea sincero".

El presentador quiso saber de quien se trataba, y María le contó que visitó el restaurante "en la semana especial de San Valentín con un trombón y se llamaba Sergio". Entonces Sobera le preguntó que buscaba en un chico: "El físico me da más igual, pero me gustan más altos que yo y que tengan bien la sonrisa y los dientes. Para mí que tenga bien la boca es fundamental porque me tiene que llamar su sonrisa y no puede tener los dientes torcidos", admitió.

Su cita, Marcos, conquistó a la onubense nada más entrar ya que cumplía sus requisitos: "Me ha parecido un chico atractivo, es un poco más alto que yo, tiene bien la sonrisa y unos labios bonitos".

Durante la cena hablaron de las motivaciones que les habían llevado al programa, sus gustos culinarios o sus aficiones, y ahí es donde Marcos empezó a dudar: "Como de todo, pero me gusta ir al gimnasio. De la misma manera que me cuido y me gusta mantenerme en forma y delgado, me gustaría que mi pareja fuera en consecuencia", comentó el madrileño.

Al final, mientras que María sí que quiso una segunda cita con Marcos porque "aunque me ha faltado un poco de chispa, me has parecido un chico muy majo y he notado cosas que me han llamado la atención para una segunda cita", el estudiante de ingeniería agrícola prefirió no volver a verla porque "la distancia me ha parecido un obstáculo muy grande y lo que busco es una relación más físicamente fitness", concluyó.