China ha reconocido por primera vez que la policía disparó contra los manifestantes tibetanos, en concreto en la provincia suroccidental de Sichuan, según informó este viernes el diario oficial China Daily.

La policía abrió fuego "en propia defensa" el pasado domingo e hirió a cuatro manifestantes en el condado de Aba, dijo un funcionario del buró de seguridad pública a la agencia oficial de noticias Xinhua.

Los manifestantes, explicó, quemaron una estación policial, atacaron a los agentes armados con cuchillos, y lucharon para apoderarse de sus armas. Al principio, los policías hicieron disparos de aviso pero al no detenerse los manifestantes "se vieron obligados a abrir fuego en defensa propia", añadió la misma fuente.

China reconoció este jueves, días después de que surgieran, que las protestas en la capital tibetana de Lhasa se habían extendido a las provincias de Sichuan y Gansú, donde hay una importante comunidad tibetana.