CValenciana.- Puig avanza que el proceso de reversión de Dénia arranca esta semana con o sin acuerdo con Marina Salud
CValenciana.- Puig avanza que el proceso de reversión de Dénia arranca esta semana con o sin acuerdo con Marina Salud EUROPA PRESS

El presidente de la Generalitat Valenciana y candidato a la reelección, Ximo Puig, querría abrir un nuevo mandato con medidas contra la violencia de género y por la igualdad y, además, convocaría a todas las fuerzas políticas y sociales para "apretar el acelerador" de la reivindicación de la reforma del sistema de financiación "gobierne quien gobierne" en Madrid.

Estas son algunas de las acciones que se plantea si revalida el cargo tras las elecciones autonómicas, que por primera vez en la historia coinciden con las generales tras el adelanto para ganar visibilidad, una decisión que, "como todas, tiene sus riesgos" pero que sigue pensando es "lo mejor para la Comunitat".

En una entrevista con Europa Press, Puig ha calificado de "positivo" que las encuestas valoren la acción del Consell del Botànic, aunque "queda mucho por hacer". "Sinceramente, creo que hemos avanzado como comunidad, aunque hay que abandonar cualquier atisbo de triunfalismo o de autobombo, porque quedan enormes desafíos", ha indicado.

En todo caso, ha resaltado que las encuestas "reflejan la imagen del momento y hay que mirarlas con distancia" porque, además, hay un gran porcentaje de indecisos: "No está el pescado vendido, hay que atender a los ciudadanos, entender su mensaje y actuar en consecuencia", ha subrayado.

Puig ha afirmado que el PSOE es "la garantía de que no gobierne la extrema derecha, pero sobre todo la garantía de estabilidad en el futuro" porque tiene un proyecto "inclusivo, no de parte, para toda la sociedad valenciana". "Va más allá de las siglas de un partido, es un proyecto de cohesión social y territorial", ha incidido.

Preguntado sobre las críticas que se están lanzando desde los socios del Botànic al PSPV durante la campaña y si cree que sería necesaria una mayor generosidad entre las partes de cara a la negociación de futuros pactos, el 'president' ha señalado que es lógico que cada partido intente tener el mayor respaldo posible y, "si es posible, la mayoría suficiente para gobernar solo".

"CUANDO ACTUAMOS NOS RETRATAMOS"

No obstante, ha aseverado que en pro de la causa común del Botànic él no "partidizará" la acción de gobierno de estos cuatro años: "Cada uno tiene derecho a su campaña y cuando todos actuamos nos retratamos ante los ciudadanos", ha agregado Puig.

Respecto a si teme no conseguir el respaldo para ser 'president' tras haber recalcado Podem y Compromís que en un sistema representativo es presidente el que más apoyos parlamentarios consiga, Puig ha aseverado que este tema es algo que ni se plantea y que lo fundamental es "atender lo que digan los ciudadanos".

"Podemos especular, hacer política ficción, pero el día 28 los valencianos van a mandar un mensaje muy claro y, como lo entendimos hace cuatro años, habrá que entenderlo ahora sea cual sea ese mensaje, habrá que leer bien los resultados y hacer caso a los ciudadanos", ha reiterado.

LA "CONTAMINACIÓN" DE LA EXTREMA DERECHA

Puig ha advertido de la "posibilidad real de que la extrema derecha tenga un papel determinante" porque "la única esperanza de las derechas democráticas es la extrema derecha y es lamentable".

A su juicio, lo realmente "peligroso" en el contexto actual es la "contaminación que ha producido la extrema derecha en los partidos de derecha democrática", y "se están intentando situar en el escenario actual debates del siglo pasado con total normalidad y con mucha desvergüenza".

En la Comunitat, ha puesto como ejemplo el "viraje sin retorno a la extrema derecha" de Ciudadanos, que "ha abandonado el centro" y ahora, con Toni Cantó al frente, no tiene "nada que ver" con el que representaron en su momento Carolina Punset o Alexis Marí.

Puig cree que sería un fracaso el triunfo del centro derecha: "A mí lo que no me gustaría es aquello que dice Paco Brines de un paréntesis entre dos nadas, espero que no sea así porque sería bastante lamentable volver a donde salimos huyendo". Así, "sería bastante frustrante que los ciudadanos decidieran volver atrás", aunque está seguro de que no pasará.

A su juicio, "esta derecha aún no ha pasado el proceso de purificación, de regeneración, es una derecha que no ha asumido su responsabilidad y no da garantías".

PRIMERAS MEDIDAS

Respecto a las acciones que le gustaría poner en marcha para iniciar un nuevo mandato, le gustaría arrancar "con nuevas medidas contra la violencia de género y por la igualdad" en todos los campos y ha avanzado que si es reelegido volverá a convocar a todas las fuerzas políticas, económicas y sociales para "intensificar desde el primer día con toda la energía" la reivindicación de una financiación justa, "gobierne quien gobierne".

Respecto al hecho de que ni los gobiernos del PP ni el del PSOE hayan dado una solución hasta la fecha, ha indicado que "no se puede medir con la misma vara 10 meses que seis años, no es lo mismo", pero en todo caso la actitud de la Generalitat "va a se exigente".

"No puede ser que continuemos en esta situación atascados", ha insistido, y por ello a partir de julio convocará esas reuniones para "apretar el acelerador". "Como tenemos argumentos suficientes no necesitamos ir rompiendo cristales, estamos pidiendo una solución para España, desde la Comunitat Valenciana pero para España, la vía valenciana es el acuerdo, no es la ruptura, no es la estridencia".

Preguntado por alguna 'espinita' que le quede después de estos cuatro años, Puig ha asegurado que le hubiera gustado avanzar más en la reducción de listas de espera y poder acabar definitivamente con los barracones, pero ha asegurado que en la próxima legislatura se intervendrá en el 60% del parque educativo y sí se podrá completar "una renovación absoluta". Además, más que una 'espinita', siente como "un puñal" la violencia de género y que "no se avanza lo suficiente en igualdad".

"LAS COMPETENCIAS DE TRANSPARENCIA SON FUNDAMENTALES"

Preguntado sobre el futuro de la Conselleria de Transparencia, una de las más cuestionadas esta legislatura, Puig ha apuntado que las competencias que ha asumido "son fundamentales" y tienen que tener "un peso importante en el gobierno, otra cosa es cómo se organice la arquitectura institucional, esa es una cuestión que siempre está abierta y que habrá que plantear en función de los resultados".

Respecto a À Punt, ha defendido su carácter "desgubernamentalizado" tras el modelo del PP de "cerrar Canal 9 con 1.200 millones de deuda", y ha agregado que en este caso, como en el resto de áreas de la Generalitat, "hay que hacer una evaluación permanente". Se ha mostrado "absolutamente convencido" de que la Comunitat "necesita tener una radiotelevisión pública valenciana potente para defender la lengua, la cultura y el espacio comunicacional valenciano".

"NINGÚN PROCESO DE ASOCIARSE CON LA DERIVA CATALANA"

A su juicio, para solucionar el conflicto catalán "solo hay un camino" que es "el diálogo desde el respeto a la legalidad" como defiende el Gobierno. "El resto lo que está planteando es una especie de 155 perpetuo, una especie de golpe institucional, lo cual es incomprensible", ha dicho, y tan solo agravaría ese conflicto.

Puig ha destacado la convivencia como uno de los activos más importantes de la Comunitat. Aquí, ha dicho, "no hay un conflicto por más que se empeñen las derechas en intentar reverdecer los viejos fantasmas".

"La Comunitat no tiene nada que ver en términos políticos con Cataluña, no hay ningún proceso de asociarse con la deriva catalana, no tiene ningún sentido, aquí tenemos una percepción clara de una autonomía propia con voz propia, nuestro destino lo decidimos nosotros y nuestro proyecto está claramente vinculado a España, pero no vinculado al centralismo", ha resaltado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.