Mercado de Sant Antoni de Barcelona.
Mercado de Sant Antoni de Barcelona. AJUNTAMENT DE BARCELONA - Archivo

El Mercat de Sant Antoni restringirá el acceso a grupos de visitantes todos los viernes y sábados con el objetivo de preservar el modelo de mercado actual, por lo que les prohibirá el acceso, además de obligar a abandonar el recinto a las personas que "perturben el normal funcionamiento del equipamiento", una medida que también se aplicará en el Mercat de la Boqueria.

En un comunicado, el consistorio ha detallado que desde el 1 de abril hasta el 30 de octubre el mercado prohibirá la entrada durante todo el horario de apertura de grupos de 15 o más visitantes que vayan con una o más personas que actúen como guía, y se expulsará a los que toquen o manipulen alimentos para fotografiarlos, y también a aquellos que coman o beban fuera de los espacios habilitados.

Informes del Ayuntamiento han concluido que, teniendo en cuenta la amplitud de los pasillos, una concentración de 15 personas es suficiente para impedir el normal flujo de gente en el interior del mercado, por lo que las restricciones buscan garantizar el buen funcionamiento de cara a los vendedores y clientes, tanto los habituales como los esporádicos.

Esta medida, que se aplicará a través de un decreto de Alcaldía, da respuesta a la petición de la Associació Administrativa de Concessionaris del Mercat de Sant Antoni ha hecho llegar al Institut Municipal de Mercats de Barcelona para que se implemente una regulación para grupos, y acreditará a los vigilantes con una placa identificativa para poder cumplirlo.

El decreto especifica que, en el caso que los servicios de vigilancia detecten la presencia de grupos organizados de visitantes en el recinto, deben informales de la prohibición y acompañarlos al exterior, y, si el grupo aún no ha entrado en el mercado, debe impedir directamente la entrada en el mismo explicándoles la razón por la que no pueden.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.