Escopeta
Imagen de una escopeta ATLAS

Un niño de once años ha fallecido en la noche de este pasado miércoles en el municipio malagueño de Coín tras recibir un disparo, según ha informado el sistema Emergencias 112, adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía. El dueño del arma ha sido detenido.

El teléfono 112 recibió, poco antes de las 22.50 horas de este pasado miércoles, la primera de varias llamadas en la que se solicitaba asistencia para un menor herido tras haber recibido un disparo con una escopeta de perdigones, según las personas que dieron la voz de alarma al servicio de emergencia.

Así, de inmediato, el centro coordinador activó a la Guardia Civil, a la Policía Local y a la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias. Los servicios sanitarios han confirmado al 112 el fallecimiento de un menor de once años.

Según los servicios de emergencia desplazados al lugar, todo apunta a que se trata de un hecho accidental.

El alcalde de Coín, Francisco Santos, ha explicado a Efe que el suceso se produjo cuando el menor estaba jugando junto a su hermano de 8 años con una escopeta de aire comprimido que se disparó y alcanzó al niño.

El regidor ha añadido que los niños pertenecen a una familia de origen portugués que pasaba sus vacaciones de Semana Santa en el piso de unos amigos situado en la calle La Feria, ubicada en el centro de la localidad.

Detenido el dueño

Horas después del suceso, el propietario de la escopeta ha sido detenido por un presunto delito de homicidio imprudente, han informado a Efe fuentes próximas a la investigación.

El detenido ha sido puesto en libertad después de prestar declaración, han señalado dichas fuentes, que no han precisado la relación que tiene con la familia del menor fallecido al recibir el disparo de la escopeta de perdigones.

Consulta aquí más noticias de Málaga.