La Policía Nacional y los servicios de información españoles y marroquíes han desarrollado una operación antiterrorista que ha culminado con la detención en Marruecos de Zouhair al Bouhdidi, de 23 años, un presunto yihadista residente en Sevilla y estudiante de Filología Árabe, que supuestamente tenía previsto atentar durante la Semana Santa, informa este miércoles el Ministerio del Interior.

La operación ha sido dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional y en el marco de la misma la Policía ha procedido esta tarde al registro del domicilio del arrestado en la capital andaluza durante tres horas. Según informa El Confidencial, el objetivo del detenido era inmolarse en las procesiones sevillanas. El Estado Islámico le habría recomendado, sin embargo, esperar hasta recibir nuevas instrucciones. Su pretensión era que formara una célula terrorista.

Al Bouhdidi fue detenido el pasado martes 9 de abril, cuando fue arrestado en la ciudad de Casablanca por agentes de la Brigada Nacional de la Policía Judicial, aunque es ahora cuando ha trascendido su detención.

El presunto yihadista había contactado vía Telegram con Estado Islámico y solía visitar sitios electrónicos donde se enseña a fabricar explosivos.

Durante los registros en la vivienda, situada en el número 88 de la calle Ortega y Gasset, en el barrio de la Carretera Su Eminencia, hogar familiar del activista, los agentes han localizado "documentación y equipos informáticos que van a ser analizados", según fuentes del Ministerio de Interior. Según fuentes citadas por Europa Press, el registro ha sido saldado sin la localización de armas en la vivienda.

Familiar del líder de una mezquita

El detenido estudia filología árabe en la Universidad de Sevilla, reside en la ciudad hispalense al menos desde 2016 y sería familiar de la persona al frente de la mezquita del barrio de Su Eminencia. Una persona cercana al detenido, además, ha relatado que el joven habita la mencionada vivienda con sus padres y sus hermanos y había viajado a Rabat (Marruecos) para "visitar a su abuela", afectada de una dolencia cardiaca.

El barrio donde reside el detenido está formado por viviendas humildes de tres plantas como máximo y calles estrechas, y es visible en la zona la presencia de numerosos marroquíes, ninguno de los cuales ha admitido conocer al detenido ni a sus familiares, mientras que otros se han mostrado "sorprendidos" por la detención.

Las autoridades, en cualquier caso, han hecho un llamamiento "a la tranquilidad", recordando que España mantiene el nivel cuatro de alerta antiterrorista desde hace varios años, una situación que "se intensifica con la llegada de fechas como la Semana Santa". Se están desarrollando dispositivos específicos en cada una de las ciudades españolas para garantizar la seguridad ciudadana y el normal desarrollo de estos actos.

Este refuerzo se concentra, fundamentalmente, en los espacios y medios de transporte, acontecimientos religiosos, de ocio o lúdicos con alta afluencia de personas y en aquellos lugares estratégicos que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana. Incluido en ese refuerzo de la seguridad, el Ministerio del Interior puso en marcha el pasado 12 de abril un amplio dispositivo de Policía Nacional y Guardia Civil en coordinación con policías autonómicas.