El Juzgado de Instrucción 8 de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) ha acordado este martes mantener en prisión provisional a los dos investigados por la muerte de otro guardia urbano, caso conocido como el crimen de la Guardia Urbana.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) en su cuenta de Twitter, la magistrada lo ha decidido tras las comparecencias de prórroga de prisión para los dos sospechosos del crimen.

El asesinato, presuntamente cometido en 2017 por la novia del agente y el ex amante de ella -ambos policías del cuerpo-, se encuentra en la fase final de la instrucción.

A los agentes Rosa Peral y Albert López se les considera presuntos autores de la muerte del también atente Pedro Rodríguez, que en mayo de 2017 apareció calcinado dentro de un coche cerca del pantano de Foix. El próximo 16 de mayo hará dos años que Peral y López están encarcelados de forma cautelar, y este martes la jueza ha decidido alargar el ingreso hasta que se celebre el juicio.

Por otra parte, la magistrada ha cerrado definitivamente la investigación y ha instado a la Fiscalía y a la acusación particular, ejercida por la familia de la víctima, a presentar sus escritos incriminatorios.

Se siguen acusando mutuamente dos años después

Tanto Peral como López han hecho uso este martes de su derecho a la palabra para intervenir ante la jueza, que ha celebrado las comparecencias con dos vistas separadas. Según han relatado el abogado de López y el de la acusación particular, el letrado de Peral no ha atendido a la prensa, los dos investigados han mantenido el relato de los últimos dos años, en el que se acusan mutuamente de la autoría del crimen.  Peral ha aprovechado para pedir la libertad para poder ver a sus dos hijas.

En su turno, el abogado de Albert López ha pedido la libertad de su cliente y ha remarcado que él nunca tuvo una implicación directa con la muerte de Pedro Rodríguez, sino que actuó como cómplice porque el hombre ya estaba muerto cuando él llegó al domicilio de Peral. El letrado, Óscar Bravo, también se ha mostrado especialmente crítico con el criterio de la magistrada, a quien le ha reprochado que "use las declaraciones de Peral para incriminar a López, cuando se ha demostrado de forma fehaciente que sus manifestaciones son del todo inconsistentes".

Por su parte, la acusación particular ha cuestionado la versión de Albert López: "Lo que no explica este señor es por qué ha dado tantas versiones diferentes a lo largo de toda la causa sin dar ninguna explicación clara y coherente de lo que vio", ha apuntado Juan Carlos Zayas, abogado representante de la familia de la víctima.

Zayas se ha sumado a la petición de la Fiscalía para pedir la prórroga de la prisión preventiva de los dos investigados. El letrado ha asegurado que hay "suficientes indicios para entender que los dos participaron al mismo nivel en la muerte de Pedro Rodríguez". Al mismo tiempo, ha remarcado especialmente la necesidad de prorrogar el ingreso de Peral: "Ya hizo mentir a su padre, y no se puede descartar que pueda intentar incidir en otros testimonios para hacerles cambiar su versión".

Juicio con jurado popular en otoño

La prórroga de la prisión preventiva que finalmente ha acordado la jueza es por un periodo máximo de dos años, pero la previsión es que el juicio se celebre antes de que se agote este plazo. Fuentes judiciales prevén que el caso llegue a los tribunales durante el próximo otoño. En todo caso, está previsto que se celebre con un jurado popular en la Audiencia de Barcelona.

Las vistas celebradas este martes por el agotamiento de los dos años legales de prisión preventiva han coincidido con el fin de la instrucción del caso. El pasado lunes, la jueza daba la investigación definitivamente por cerrada y abría un periodo de cinco días hábiles para que la Fiscalía y la acusación particular puedan presentar sus escritos de acusación.

A la espera de la petición que haga la Fiscalía, el abogado de la acusación particular ya ha avanzado que pedirá que Peral y López sean juzgados por un delito de asesinato, penado con un máximo de 25 años de cárcel. El letrado ha descartado que se trate de un caso de homicidio, y ha defendido la acusación por asesinato porque, en el momento del crimen, "hubo alevosía, sin que Pedro Rodríguez se pudiese defender".

El crimen

Los Mossos d'Esquadra descubrieron el cuerpo calcinado del agente Pedro Rodríguez dentro de un coche cerca del pantano de Foix el 4 de mayo de 2017. Nueve días más tarde, la investigación señalaba a su pareja, Rosa Peral, y a un compañero del cuerpo y ex pareja de ella, Albert López, como principales sospechosos de la muerte.

Los dos quedaron detenidos y la juez decretó el ingreso preventivo en prisión. Mientras, el avance de la investigación concluyó que el crimen se había cometido en la noche del 1 de mayo y la autopsia apuntaba a una posible muerte por estrangulamiento, si bien el estado calcinado del cadáver no permitía determinar las causas exactas de la defunción.

Desde su detención, los dos investigados han mantenido versiones contradictorias sobre los hechos, con acusaciones cruzadas. Según Peral, fue López quien accedió a su vivienda y mató a Rodríguez mientras ella estaba encerrada en una habitación protegiendo a sus dos hijas. Peral ha asegurado siempre que no sabía que López lo había matado, hasta que apareció el cadáver en el pantano de Foix. En cambio, López sostiene que fue ella quien lo mató y que él solo la ayudó a deshacerse del cuerpo.

Durante los dos años que ha durado la investigación, algunos testigos del entorno de los acusados han relatado que Rodríguez habría sido drogado antes del crimen. La autopsia, sin embargo, no pudo encontrar ningún resto químico que permita certificar esta posibilidad.

También se ha investigado si Peral y López intentaron descuartizar el cadáver, ya que el cuerpo tenía diversas extremidades amputadas y en la planta baja de la vivienda de Peral aparecieron restos de sangre de Rodríguez, compatibles con salpicaduras.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.