Seis de cada diez salidas de los bomberos son por actos vandálicos

  • Los Bomberos realizaron 3.000 servicios el año pasado
  • Los actos vandálicos cuestan seis millones al año a la ciudad
  • También hay gente que los llama para gastar bromas

Los bomberos de la capital no dan abasto. A la reivindicación del aumento de plantilla y sueldo por el trabajo que desempeñan también en el área metropolitana, se suma el origen de muchos de sus servicios. Los actos vandálicos registrados en la capital y su cinturón originan seis de cada diez salidas de los bomberos cada día.

Los funcionarios realizaron en 2007 unos 3.000 servicios. En torno a 1.800 estaban relacionados con la quema de contenedores, papeleras, vehículos o colchones en la calle. Las gamberradas acapararon «prácticamente el mismo número de salidas» realizadas el año anterior, cuenta el jefe de Bomberos, Manolo Salas.

Otro 5% de las intervenciones corresponde a la asistencia en accidentes de tráfico en la capital, la circunvalación y accesos. El resto de las salidas se debieron a incendios en viviendas, rescate de personas en ascensores (en lo que va de año han sido 21) y apertura de puertas bloqueadas (19), realizadas por «motivos de emergencia», matiza el jefe. Zaidín y La Chana fueron los barrios que más requirieron sus servicios y el Albaicín, el distrito menos trabajoso.

Los bomberos también reciben llamadas falsas, de 25 a 30 al año. «No son muchas, pero hay que hacer hincapié en que prestamos un servicio serio», añade Salas. De ellas, destaca la de un chaval que «por lo que se ve le gustaba vernos en acción». Llamaba a los bomberos sin que ocurriese nada. Localizaron al autor de la trastada y «lo invitamos un día al parque para que conociera nuestro trabajo», recuerda. No volvió a gastar una broma.

Seis millones al año

Las gamberradas cuestan a la ciudad casi seis millones de euros al año. Es lo que tiene que dedicar el área municipal de Mantenimiento a limpiar y reparar el mobiliario y otro de instalaciones públicas como consecuencia de actos vandálicos.

Entre ellos, contenedores de basura o cuadros eléctricos quemados, cables de cobre robados de las farolas, macetas arrancadas o parques infantiles deteriorados por la brutalidad de algunos usuarios que ya no son tan críos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento