Mona de pascua sin gluten
Mona de pascua sin gluten  EMMA GARCÍA

Ya tenemos aquí la Semana Santa y como manda la tradición hay que celebrarlo comiéndose la mona. Para que todo el mundo, incluidos los celíacos, puedan disfrutarla, hemos preparado una versión sin gluten usando harina de arroz y maicena.

Las monas de Pascua cambian dependiendo de la región. En algunos sitios son figuras de chocolate, en otros llevan algún tipo de relleno o fruta confitada. Hemos hecho una versión clásica en muchos lugares, con su huevo cocido coronando la mona.

El huevo cocido -que en realidad nadie se come, reconozcámoslo- podemos sustituirlo por un huevo de chocolate. En ese caso, y por razones obvias, no hay que hornearlo sino ponerlo en el centro de la mona una vez esté fría. Solo tenemos que dejar el hueco en la masa antes de hornear.

Ingredientes

  • 300 gr. de harina de arroz
  • 100 gr. de maicena
  • 15 gr. de levadura fresca o 5 gr. de levadura seca de panadero
  • 3 huevos + 1 huevo para pincelar
  • 180 gr. de azúcar
  • 80 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 20 ml. de agua de azahar
  • 2 huevos cocidos
  • Ralladura de piel de una naranja
  • Una pizca de sal

Preparación

Ponemos a hervir un cazo con agua. Si queremos teñir los huevos de algún color, añadimos colorante alimentario al agua. Por cierto, queda mejor si los huevos son blancos. Cuando el agua rompa a hervir, añadimos los huevos y los dejamos 8 minutos. Los sacamos y reservamos.

En un bol grande mezclamos la harina de arroz con la maicena, la levadura y los huevos batidos. Mezclamos con una espátula. Añadimos el azúcar con el aceite y seguimos mezclando. Por último, añadimos la pizca de sal, el agua de azahar y la ralladura de naranja.

Cuando ya no podamos mezclar con la espátula, amasamos con las manos sobre una superficie limpia y enharinada. Si la masa se nos pega en las manos añadimos un poco más de harina.

Hacemos una bola con la masa y la ponemos dentro del bol, la tapamos con papel film o un paño de algodón limpio. Dejamos la masa reposar una hora, preferiblemente en un lugar cálido.

Pasado este tiempo damos forma a la mona. Con estas cantidades podemos hacer una grande o dos pequeñas. Batimos un huevo y pincelamos la mona. Hacemos un hueco en el centro y ponemos uno de los huevos cocidos. Podemos espolvorear virutas de colores o azúcar mezclado con agua de azahar.

Horneamos en el horno precalentado a 200 º unos 20 minutos. Retiramos del horno y dejamos templar.