Hace poco más de una semana que el gobierno de Ada Colau en Barcelona sacaba pecho por la inauguración del parque de la Clariana en Glòries, libre desde marzo del llamado 'mercado de la miseria' gracias al trabajo municipal, pero este ha revivido. Lo ha hecho, sin embargo, en otro lugar, en la plaza Real, en pleno centro. Y además, ha empezado a asomar la cabeza, también, en la ronda de Sant Antoni, donde el fenómeno es menor pero preocupa a los comerciantes. Los que más alarmados están, no obstante, son los de la plaza Real, que piden soluciones al Ayuntamiento.

"No nos quedaremos con los brazos cruzados. Este domingo había unas 200 personas aquí vendiendo artículos recuperados de los contenedores", ha asegurado este lunes Patricia Radovic, gerente de la Asociación de Amigos y Comerciantes de la Plaza Real, y ha añadido que esto hizo que las terrazas de los restaurantes se quedaran "vacías".

Por otro lado, José María Ríos, presidente de la Asociación de Filatelia y Numismática y portavoz del mercado numismático dominical que se hace en este punto de Barcelona, ha afirmado que hace años que se instalan vendedores de "quincalla" allí, pero que antes eran "unos 25" y no centenares como ahora. El aumento, ha dicho, coincidió con el erradicación de la venta ambulante ilegal en Glòries.

"El domingo no nos dejaron casi sitio para montar los puestos y si les decíamos que se apartaran nos amenazaban", ha asegurado. También se ha quejado de que la presencia de estos vendedores ambulantes da mala imagen, porque venden "basura", cosa que hace que la gente no se acerque a comprar al mercado numismático. Además, ha señalado que se genera desorden y que esto atrae a los "ladrones".

Ha explicado, por otro lado, que "cuando viene la Guardia Urbana los vendedores se van, pero después vuelven" y ha culpado al gobierno municipal del hecho de que no se actúe con más contundencia.

También el presidente de Sant Antoni Comerç, Vicenç Gasca, ha denunciado más presencia de personas en la ronda de Sant Antoni que venden "cosas que cogen de los contenedores". "Si antes había tres ahora hay seis o siete", ha dicho, y ha afirmado que están trabajando "intensamente" con la Guardia Urbana para que el problema no aumente.

Desde el Ayuntamiento han asegurado no tener constancia de que los vendedores de la plaza Real y Sant Antoni sean los mismos que los de Glòries ni de que se hayan instalado en estos puntos de forma permanente.

Un mercado legal y un ilegal comparten espacio. El domingo, el mercado de numismática de la plaza Real compartió espacio con el llamado 'mercado de la miseria'. "Que hagan cumplir las normas", han reclamado los vendedores de monedas.

Venden objetos usados. Los vendedores ambulantes ilegales ofrecen todo tipo de objetos usados, como por ejemplo, gafas, libros, zapatos o ropa.

Terrazas vacías. La presencia del 'mercado de la miseria' en la plaza Real hace que las terrazas de los restaurantes de este punto de la ciudad tengan menos éxito.

Operativo contra el 'top manta' en el litoral barcelonés

Fuentes municipales han explicado que el Ayuntamiento pondrá en marcha en el litoral en los próximos días un operativo policial parecido al que consiguió erradicar el 'top manta' de la estación de la plaza de Cataluña. La actuación empezará en el Portal de la Pau y después avanzará hasta Joan de Borbó.

Jordi Pujol, de la plataforma La Barceloneta en Lucha, ha dicho que este año hay en la zona "quizás el doble de manteros" que el pasado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.