Los escolares alicantinos aprenden a plantar, recoger frutos, regar...

  • 2. 800 personas, la mayoría escolares, se forman en un huerto escuela en Crevillent.
  • Aprenden a plantar, recoger frutos, regar...
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE
Varios alumnos trabajan la tierra en el huerto escolar.
Varios alumnos trabajan la tierra en el huerto escolar.

El Centro Educativo Los Molinos de Crevillent, de la Caja de Ahorros del Mediterraneo (CEMACAM) nació en 1979 en torno a tres molinos hidráulicos harineros que se usaban para moler cereales.

Ahora se ha convertido en un escenario perfecto para enseñarles el origen de los alimentos que se comen a diario los visitantes, alrededor de 2.800 el año pasado, mayoritariamente escolares de la Comunitat y también de Murcia, Jaén, Tenerife...

Mundo agrícola

«La agricultura es una actividad muy arraigada a nuestros origenes», comenta José Luis Mira, responsable del proyecto y ese es el objetivo, «acercar el mundo agrícola a los visitantes».

Durante un día o un semana, los escolares aprenden a respetar y entender el mundo agrícola «a realizar plantaciones, «ver cómo engordan los frutos (...) gracias al sol, al agua y a unos buenos cuidados», dice Mira. También aprenden a conocer qué es la agricultura ecológica, las técnicas de ahorro y un mejor aprovechamiento del agua, los diferentes métodos de cultivo y diferentes tipos: frutales, cítricos, vid, hortícola, cereales...

También ponen en práctica los conocimientos adquiridos y se transforman en campesino por un día. Aprenden a manejar la azada, el bicicultor, a quitar las hierbas espontáneas que crecen en los cultivos y que luego «con la biotrituradora, se triturarán para mezclaralas con estiércol y formar un una montaña de compost que será el futuro abono del huerto; a esparcir, con la carretilla y la pala, el abono orgánico, a diferenciar algunos pequeños habitantes del huerto, cómo lombrices, mariquitas», explica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento