Agentes de la Policía Nacional han detenido en Gijón a un camarero de un bar del barrio gijonés de Pumarín, de 39 años, acusado de vender hachís en el interior del local.

Según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa, el hombre trató de evitar su detención encerrándose en la cocina mientras se deshacía del hachís que ocultaba en la parte alta de los muebles. El arrestado, vecino de Gijón y nacionalidad marroquí, tenía antecedentes por malos tratos en el ámbito familiar.

Fueron los agentes de un control preventivo de venta de drogas quienes detectaron en las inmediaciones de un local del barrio de Pumarín una afluencia de personas que entraban y salían del bar, permaneciendo en el interior menos de cinco minutos.

Ante las sospechas de que se pudiera estar vendiendo droga, los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones.

La Policía confirmó sus sospechas tras la tramitación de tres actas de incautación de hachís a los clientes que salían del local, que admitieron haber adquirido la sustancia al camarero que estaba en la barra.

El camarero, ante la presencia policial, intentó inicialmente impedir el registro del local interponiéndose en la puerta de entrada y, posteriormente, intentó bloquear la puerta de la cocina y encerrarse en ella, por ser el lugar donde ocultaba la droga que distribuía a los consumidores habituales.

Durante el registro, los agentes hallaron un trozo de hachís en la parte superior de los muebles de la cocina, por lo que detuvieron al camarero, que puso una "fuerte resistencia". Al hombre se le intervinieron 707 euros que tenía distribuidos sueltos y de forma desordenada, en los pantalones que vestía.

Consulta aquí más noticias de Asturias.