Tornado
Un tonado al sur de McLean, en Texas (Estados Unidos), en una imagen de archivo. Mark Smith / EFE

Varios tornados han dejado al menos ocho muertos, entre ellos tres niños, en el sur de Estados Unidos, según informaron este domingo las autoridades del país, que alertaron de que se acercaba una fuerte tormenta eléctrica.

"Vamos a tener un clima severo desde Florida a Nueva York, con la mayoría de zonas inestables en Georgia", aseveró el meteorólogo David Roth, del Centro de Predicción del Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos.

Un fuerte tornado tocó tierra el domingo en la localidad de Enigma, en el estado de Georgia, después de que otros 17 fueran detectados a lo largo del sábado y el domingo en Texas y Alabama. "Donde tienes un tornado tienes amenazas de que se produzcan fuertes tormentas eléctricas", manifestó Roth.

Dos hermanos de 3 y 8 años murieron después de que un árbol cayera sobre el coche en el que se encontraban en Pollok, en el estado de Texas, tal y como explicó un portavoz del Departamento del Sheriff del condado de Angelina.

Un tercer menor, de 13 años, murió ahogado el sábado por la tarde cuando quedó atrapado en una zanja de drenaje debido a las fuertes inundaciones.

Según las autoridades, que han emitido alertas de tornado para Virginia Occidental, Carolina del Norte, Pensilvania y Maryland, las áreas más afectadas sufrirán fuertes lluvias, vientos de hasta 110 kilómetros por hora y granizo.

Cerca de 2.300 vuelos fueron cancelados este domingo por la tarde, la mayoría de ellos en los aeropuertos de las localidades de Chicago, Houston y Charlotte, entre otros, según informó el diario USA Today.

El gobernador del estado de Misisipi, Phil Bryant, afirmó que al menos una persona murió y otras once resultaron heridas a lo largo del fin de semana debido a los tornados, que han provocado daños en 17 condados y han dejado unos 26.000 inmuebles sin electricidad.

"Podría haber sido mucho peor", subrayó Bryant antes de declarar la emergencia en las zonas afectadas, incluido el condado de Monroe, donde decretó un toque de queda entre las 20.00 horas del domingo y las 6.00 horas del lunes.