La ira tecnológica o cuando el ordenador se convierte en víctima

La tecnología sirve de origen y descarga para la ira.
La tecnología sirve de origen y descarga para la ira.
GOTPLAID

Pocas cosas son capaces de generar tanta ira como las nuevas tecnologías: errores del ordenador, problemas de cobertura con el móvil, dificultades con la línea de ADSL... Ese es nuestro pecado capital del día: la ira.

Si recogiésemos la costumbre mitológica de personificarlo todo, la "Ira tecnológica" tendría nombre propio, o más bien varios nombres comunes: el niño loco alemán, uno de los mayores fenómenos de YouTube. El vídeo, en el que se ve a un niño perdiendo los nervios delante de su ordenador, ha tenido tantas versiones que mucha gente no sabe cuál es el texto original. Lo que realmente dice es esto:

Aunque el caso de este chico es exagerado, todo el mundo ha sentido alguna vez ganas de emprenderla a golpes contra el monitor, el teclado, el ratón o cualquier otra cosa que se nos ponga por delante. Precisamente los videojuegos puede convertirse en una eficaz fuente de ira: perder en un juego del que presumes ser un maestro, caer humillado ante un novato o, aún peor, ante tu hermanita pequeña... ¿Cuántos mandos no se habrán roto por esos motivos?

Las posibles catástrofes tecnológicas caseras son muy variadas. Por ejemplo, perder un trabajo porque se va la luz justo antes de que des a "guardar" puede desesperar a cualquiera. La tecnología nos llena de ira y la tecnología nos muestra esa ira:

El "árbol de la ira tecnológica" serían las insufribles operadoras de internet. Primero tienes que sufrir el tedio de que tu línea se caiga cada dos por tres (un infierno si estás jugando en red) y, después, la ineficacia de los servicios de atención al cliente: llamas a un número supuestamente gratuito, comunica, vuelves a llamar, comunica, vuelves a llamar, suena una musiquita y una máquina te dice que esperes...

...esperas, esperas, esperas, la voz repite la frase mientras la música sigue sonando, esperas, esperas, esperas, decides colgar y volver a llamar a ver si hay más suerte, comunica, vuelves a llamar, la musiquita de nuevo, tras 15 minutos esperando salta un contestador que te da cuatro opciones...

...seleccionas una y te ofrecen otras cinco, eliges la que crees que más puede aproximarse a tu problema y te dan otras tres, por fin te dan la opción de hablar con un teleoperador, la máquina te dice que todos los teleoperadores están ocupados, repites todo el proceso, al fin consigues hablar con un ser humano, le cuentas tu problema y te dice que para eso debes llamar a otro número (de pago, por supuesto), y vuelta a empezar...

Por supuesto, la tecnología no sólo genera ira sino que también sirve para descargarla, no hay más que navegar un poco por la Red y leer unos cuantos foros y chats para darse cuenta. Una forma menos destructiva de focalizar esa ira pueden ser los videojuegos. Enchufa tu consola u ordenador, pon el God of War, el Mortal Kombat, el GTA o algo parecido y dsquítate a gusto con los muñequitos virtuales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento