'Overbooking' de cargadores y déficit de penitentes en la Semana Mayor de Cádiz

  • Los cofrades hasta pagan por ir bajo el paso.
  • Los recorridos pueden seguirse por GPS.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ.
Los penitentes son un elemento clásico de los cortejos procesionales, pero empiezan a entrar en declive. M. V.
Los penitentes son un elemento clásico de los cortejos procesionales, pero empiezan a entrar en declive. M. V.
M.V.
Ni siquiera las tradiciones más ancestrales de la Humanidad son inmutables. Y así, hasta para la Semana Santa de Cádiz ha llegado el siglo XXI. Los recorridos de los distintos cortejos procesionales pueden seguirse a través de sendos GPS instalados en las plazas de San Juan de Dios y El Palillero.

Existen otras novedades menos llamativas:El Cristo de la Columna estrena este año paso, varias cofradías han restaurado los dorados del misterio, de su paso....

Pero sobre todo existen cambios en la relación del pueblo con la Semana Mayor. Hoy por hoy hay déficit de penitentes, lo que en otras localidades se denominan nazarenos, y sin embargo hay una saturación de cargadores. Antes las cofradías pagaban a los ciudadanos que se encargaban de cargar el paso. Con el tiempo la relación se ha invertido: hoy son los propios gaditanos los que pagan porque se les permita cargar algún paso.

La Asociación de Cargadores El Repecho agrupa a cargadores de todas las cofradías. "Antes te pagaban por cargar y tenías que estar debajo del paso todo el recorrido", apunta su presidente, Antonio Monje. Hoy los cargadores pagan una doble cuota, como hermanos de la cofradía y como cargadores, destinándose esta última cantidad a sufragar la indumentaria. Ahora los cuatro palos de cada paso llevan un relevo de dos más.

"Yo no he hecho ni la comunión, pero me gusta cargar. Yo creo mucho en Dios, aunque no tanto en la Iglesia", confiesa Fernando Sanromán, vocal de la asociación.

Entre 20 y 60 euros cuesta en Cádiz cargar un paso. La que más cobra es la Hermandad de la Santa Cena. Sin embargo, hay excepciones, la cuadrilla de El Pájaro saca El Caminito y no ha de pagar nada.

"Cuando se está debajo del paso todo lo que se siente es devoción religiosa. Cuando suena una marcha y meces la imagen, te partes por ella... Sólo quien está ahí dentro sabe lo que se siente", continúa Monje.

Sin embargo, el presidente de esta asociación de cargadores ha tenido que dejar de cargar porque se lastimó meciendo el Perdón. Allí se detuvieron 29 años ininterrumpidos como cargador. "Soy un bruto mecánico y me gustaba coger kilos. Además, antes daban dinero, y hacía falta", prosigue.

Devoción con perspectiva de género

Las cuadrillas de mujeres son otra novedad. Hace diez años Ramón Velázquez sacó la primera. La iniciativa se detuvo y desde hace tres años volvieron las mujeres cargadoras a la Cofradía de la Luz y el Agua. "Ahora, con 18 años, ya no salen de penitentes, y se ponen a cargar pasos", argumenta otro miembro de El Repecho.

Porque esa es otra realidad. Cada vez hay menos gaditanos que quieran salir de penitentes. Y lo cierto es que en las cofradías cada vez hay más hermanos, pero son menos los que salen a la calle. Y aquí las mujeres también han jugado su papel, y hoy son mayoritarias entre los nazarenos de algunas cofradías, como la Sentencia.

"Participar en la Semana Santa es algo cultural, aunque algunos lo hacen por propio postureo", terminaron de argumentar en la asociación.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento