El hornazo: un producto gastronómico típico de la Semana Santa abulense

  • Los abulenses siguen la tradición de comer, en romería, el hornazo el Domingo de Resurrección junto a la Ermita del Resucitado.
  • Se trata de un producto fácil de hacer, con una masa especial, lomo, chorizo, jamón, panceta y huevo.
  • CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE ÁVILA.
Uno de los hornazos hechos en Dulces Santo Tomás, un lugar de referencia en Ávila para este producto.
Uno de los hornazos hechos en Dulces Santo Tomás, un lugar de referencia en Ávila para este producto.
Antonio S. Sánchez

Durante los días de Semana Santa, los abulenses disfrutan de una rica gastronomía típica de estos días, como las torrijas o los buñuelos, sabrosos productos entre los que además destaca el hornazo, un delicioso alimento que muchos fieles suelen disfrutar en mayor medida el Domingo del Resurrección en la romería que se celebra junto a la ermita del Resucitado, tras las procesión del mismo nombre.

Se trata de un producto cuyas materias primas son una masa especial, lomo, chorizo, jamón, panceta y huevo, una vez que se mezclan, consiguen dan nombre y sabor inigualable a uno de los manjares más típicos y característicos de estas fechas, que también se consume en Ávila durante el resto del año.

Larga tradición

La tradición popular manda que en las tardes del Domingo de Resurrección las familias o los grupos de amigos se reúnan en torno a este alimento, al que acompañan con limonada o un buen vino para festejar el fin de la Semana Santa. Se trata de una costumbre popular que hunde sus raíces en una concepción cristiana del festejo pero que, hoy, ha adquirido una nueva dimensión.

Dulces Santo Tomás es uno de los establecimientos abulenses con más prestigio en torno a elaboración de los característicos hornazos y, en sus
dos tiendas en la capital (en las calles Félix Hernández y Calderón de la Barca) llegan a hacer
unos mil hornazos en un día, récord en la venta de este producto.

Según la receta abulense, ya que es un producto que también se da en otras provincias españolas, lo fundamental es que los productos con los que se elabora sean naturales y de la mejor calidad, como el aceite de oliva virgen extra, y huevos y carnes de primera calidad.

La elaboración

Después de freír los productos cárnicos, se empieza a hacer la masa especial que cubre el hornazo, a base de huevo, harina, levadura y la grasa del lomo previamente frito. Una vez hecha la base, se rellena y se cierra a mano, dándole la característica forma que luego comemos con verdadero placer. Una vez cerrado, se unta con huevo y se mete al horno durante unos veinte minutos, a una temperatura de 250 grados y ya está listo para comer.

Se trata de un producto que se elabora todo el año, aunque en estas fechas es especialmente demandado. Sin embargo, también aumenta mucho su consumo en verano y durante los fines de semana, también cuando hay fútbol y, sobre todo, cuando empieza a hacer buen tiempo, porque es muy cómodo para llevarlo al campo.

La importancia de este producto hace que tiendas como Dulces Santo Tomás hayan exportado el producto a lugares tan lejanos como la India, teniendo una gran demanda dentro de España desde Cataluña, aunque son los abulenses los principales clientes de un producto tan tradicional en Ávila como la propia Semana Santa.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE ÁVILA.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento