Los formatos impresos tradicionales pueden convertirse en una herramienta diferenciadora del negocio
Los formatos impresos tradicionales pueden convertirse en una herramienta diferenciadora del negocio. Imprenta Online

Las facturas de la luz, la lista de la compra, los trabajos de la universidad, los álbumes de fotos, los catálogos de producto de una empresa e incluso los libros. Hoy en día prácticamente todo está digitalizado. Los buzones a rebosar de folletos han dado paso a bandejas de correo electrónico llenas de mensajes publicitarios, una nueva técnica de marketing más económica.

Si bien es cierto que el papel es más caro, tiene un impacto ambiental y ,en términos de organización, hasta ocupa más espacio, los formatos impresos también cuentan con importantes ventajas frente a las posibilidades digitales.  De hecho, existen estudios que apuntan que un texto se comprende mejor cuando está impreso en papel.  

Los productos impresos son algo tangible, que puede generar un recuerdo y una experiencia, algo que no ocurre de la misma manera con los formatos digitales. Tanto si eres una empresa como si eres un profesional, estos elementos generan una sensación que se asocia  después a la marca, y, además, perduran más en el tiempo.  Para hacer que los productos impresos impulsen el desarrollo de tu empresa y mejoren su competitividad, toma nota de los siguientes consejos:

  • Un ‘packaging’ original: apostar por diseños y formatos innovadores no solo despertará la curiosidad del posible comprador, sino que puede llegar a convertirse en referencia de todos los productos similares. 
  • Tarjetas de fidelización: aunque pueda sonar anticuado, las tarjetas que se sellan en cada compra y permiten acumular un descuento o incluso otorgan un producto gratis pueden llamar la atención del cliente e invitarle a volver. Solo hace falta un poco de originalidad en su diseño.
  • Productos de merchandising: lápices, cuadernos, bolis, pegatinas, bolsas de tela, pen drives… todos los productos de merchandising que se entregan gratis siempre son bien recibidos. Contar con algunos de ellos, personalizados con el logo de la empresa, y obsequiar a los clientes con ellos siempre genera buena reputación de la marca.